En memoria de Gordon H. Bower (1932/2020)
Aportes a la Psicología


  • Jairo A. Rozo C., Ph.D.
    Coordinador del Laboratorio de Psicología Ivan Pavlov
    Fundación Universitaria Los Libertadores, Colombia

Gordon Bower nació el 30 de diciembre de 1932 en Scio, Ohio, una pequeña ciudad del medio oeste que luchaban por sobrevivir a la Gran Depresión. Inspirado en la película, The Lou Gehrig Story, El pequeño Gordon decidió a la edad de 8 años convertirse en un jugador de béisbol profesional. Años después decidió asistir a la Western Reserve University, donde jugó en su equipo de béisbol del equipo universitario. Tuvo interés en comprender los trastornos mentales y al final se decantó por realizar una investigación psicológica básica. Graduado en 1954, Bower tuvo dos opciones de carrera: béisbol profesional o escuela de posgrado en psicología. Estuvo tentado por el primero, pero pensó que tenía una mejor oportunidad de éxito a largo plazo en la psicología que en el béisbol (Gluck, 2020).

No se equivocó, Bower ingresó a Yale en el otoño de 1955 donde comenzó a trabajar en su Ph.D., teniendo como asesor a Neal Miller, con quién realizó estudios de estimulación eléctrica en el cerebro de ratas. En el verano de 1957, Gordon ganó una beca para asistir a un taller sobre teoría del aprendizaje matemático en la Universidad de Stanford. Allí conoció a Bill Estes y quedó prendado de esta área de la psicología. En 1959, Bower se mudó a la facultad del Departamento de Psicología de Stanford donde estableció un gran laboratorio de condicionamiento animal, sin embargo, a mediados de la década de 1960, la investigación en animales de Bower fue desplazada por su creciente interés en los modelos matemáticos del aprendizaje humano (Gluck, 2020). 

Las principales teorías psicológicas del aprendizaje en ese momento planteaban las siguientes opciones: el aprendizaje animal y humano era un proceso gradual  demarcado por la fuerza de asociación (la propuesta de Hull) o por la probabilidad estadística de  una respuesta correcta (la propuestas de Estes). Bower, por su parte, proponía una tercera opción, un modelo de aprendizaje humano basado en el aprendizaje de todo o nada. Este tipo de aprendizaje también conocido como prueba de hipótesis es el que utilizamos cuando debemos resolver un crucigrama o un rompecabezas difícil y no sabes la respuesta, pero de pronto lo sabes y se tiene un momento de “insight”. De modo que el aprendizaje es diferente al de las curvas de aprendizaje de crecimiento gradual, pues se pasa del desconocimiento (un largo período con 0% de respuestas correctas) al conocimiento en un solo ensayo (100% de respuestas correctas) (Gluck, Mercado & Myers, 2009).

Bower además planteó un modelo matemático sencillo para explicar el aprendizaje por insight. Tal aprendizaje de todo o nada lo ejemplifican Gluck et al. (2009) de la siguiente forma:

Imagina que a una persona se le asigna una tarea, como calcular la secuencia en que debe presionar cuatro botones para abrir una cerradura de combinación. Al principio no conoce la respuesta correcta, pero es factible que en cada ensayo pruebe una secuencia diferente. Lo más probable es que trascurrirán algunos ensayos antes de que consiga el orden correcto, pero una vez que lo realiza y abre la cerradura (¡listo!) sabe la respuesta. A partir de ese momento presionará la secuencia correcta en todos los ensayos posteriores (p. 31).

Por otro lado, Bower, según Gluck et al.(2009), mostró que si se graficaba el desempeño de un grupo  de personas en este tipo de tareas, la curva de aprendizaje será muy similar a la estándar, demostrando un proceso gradual, pero si se ven las curvas individuales se puede comprobar que ningún participante desarrolló un aprendizaje simple, uniforme y gradual, sino de 0% a 100% en un ensayo. Por lo tanto, para entender el aprendizaje no sólo se deben estudiar los promedios de los grupos, sino que es necesario considerar el desempeño individual.

Bower, además de sus investigaciones sobre el aprendizaje y la memoria, también tuvo un importante rol como educador y mentor de muchos nuevos psicólogos que han hecho importantes aportes a la psicología cognitiva. Por ejemplo investigó, junto con Tom Trabasso en 1964, el efecto de bloqueo del condicionamiento en humanos con estudiantes universitarios. En 1973,  junto con su estudiante de postgrado John Anderson, produjo una simulación por computador de la manera en que las personas usan la memoria para organizar y tener acceso a nuevos conocimientos. Además desarrolló en 1988, junto con Marck Gluck, modelos de redes neuronales simples basadas en el modelo de Rescorla y Wagner para representar el aprendizaje de categorías de estímulos multidimensionales en los seres humanos. También estudio científicamente, junto con Marsh en 1993, la criptomnesia, que es cuando una persona piensa erróneamente que sus pensamientos actuales son novedosos u originales (Gluck et al., 2009).

En los últimos años, Gordon luchó contra la fibrosis pulmonar que le dificultaba cada vez más la respiración. En su casa, en el campus de Stanford, junto con su esposa, sus tres hijos y muchos de sus nietos, todos reunidos con el fin de pasar el próximo Día del Padre con él, Bower falleció pacíficamente el 17 de junio de 2020, mientras estaba sentado en su silla favorita (Gluck, 2020).

Referencias.

Gluck, M. A. (22 de junio de 2020). Gordon H. Bower (1932-2020) [Pavlovian Society]. [Mensaje en una lista de correos electrónicos]. Recuperado de https://bit.ly/2PhuKN9

Gluck, M. A., Mercado, E. & Myers, C. E. (2009). Aprendizaje y Memoria: Del cerebro al comportamiento. México: McGraw-Hill.


Califique este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, promedio: 5.00 de 5)
Cargando…

Para citar este artículo:

  • Rozo, J.A. (2020, 3 de agosto). En memoria de Gordon H. Bower (1932/2020). Revista PsicologiaCientifica.com, 18(04). DOI: 10.13140/RG.2.2.11952.17929 Disponible en: https://www.psicologiacientifica.com/en-memoria-de-gordon-h-bower/

     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *