Ciberterapia y realidad virtual en terapia psicológica
Medios - Cultura - Género


  • Leticia Elizabeth Luque
    Universidad Nacional de Córdoba
    Córdoba, Argentina

Resumen

  • Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) han modificado tanto las prácticas comunicacionales y científicas como los ámbitos del trabajo y la salud. En este último caso, la Ciberterapia surgió cuando tales tecnologías se incorporaron como complementos de la praxis psicoterapéutica.

    La ciberterapia no es otra cosa que la aplicación de una psicoterapia específica (generalmente, cognitivo-comportamental) en la cual la interacción paciente-terapeuta está mediada por herramientas tecnológicas de comunicación e información.

    Ampliando un trabajo anterior, el presente artículo pretende brindar una caracterización general y básica de la Ciberterapia, y mostrar que la psicología puede beneficiarse al incorporar herramientas tecnológicas en procesos psicoterapéuticos.

    Palabras clave: Ciberterapia, terapia cognitiva, tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

Las computadoras, la Internet, la telefonía móvil y la realidad virtual han abierto un enorme campo de posibilidades en el ámbito de la salud, como en otros ámbitos de la vida humana.

Salud, educación, trabajo y ciencia son espacios de desarrollo humano que se han visto modificados por el uso de las nuevas tecnologías. Así, la teleasistencia, las aulas virtuales, el teletrabajo y la tecnociencia, entre otros, son derivados directos del avance tecnológico. En el ámbito de la salud, más específicamente, el uso de las tecnologías de la información y la comunicación ha dado origen a nuevas formas de prestar asistencia a personas ubicadas en otras dimensiones espaciales y han permitido dar nuevos aires a las prácticas terapéuticas tradicionales.

Es así que la ciberterapia surgió como la aplicación de una psicoterapia específica, que incorpora a su organización herramientas y técnicas tales como las prestaciones de Internet y la realidad virtual, sin dejar de lado la estructura teórica, el modelo de funcionamiento y los objetivos terapéuticos de la psicoterapia tradicional.

Hay básicamente dos razones por las que se emplea la ciberterapia: porque no hay alternativa, o porque su aplicación brinda mayores beneficios que el tratamiento psicoterapéutico tradicional. No obstante, en algunos ámbitos, muchos profesionales aún se muestran renuentes al uso de esta alternativa de praxis psicológica. Por esto, este artículo, pretende brindar una aproximación a las características de la ciberterapia y a las posibilidades de aplicación que la misma tiene, considerando importante que la psicología se abra a nuevos desarrollos e incorpore en su seno las herramientas tecnológicas que contribuyan a la eficacia y la efectividad a sus prácticas psicoterapeúticas.

La Ciberterapia

Se ha utilizado el término telepsychology (tele-psicología) para referirse al uso de las tecnologías de telecomunicación que permiten poner en contacto a los pacientes con profesionales de la salud, y para mantener contacto más fluido mediante el correo electrónico y/o el teléfono, siempre como complementos de la terapia convencional. En función de esto, se definió a la telepsicología como una rama de la teleasistencia, con características similares a las de la telemedicina (Rey, Alcañiz & Lozano, 2004; Castelnuovo, Gaggioli & Riva, 2002), siendo “la distancia” entre el prestador del servicio de salud y quien lo demanda la característica esencial del sistema. El prefijo tele se adiciona precisamente para indicar la distancia física-espacial entre el prestador del servicio y el receptor o beneficiario del mismo; un ejemplo de ello son los servicios de asistencia al suicida mediante teléfono.

A partir de los avances tecnológicos y las nuevas aplicaciones que fueron surgiendo en Internet, se comenzó a utilizar el término cyber-therapy o e-therapy (ciberterapia), como área o rama de la ciberpsicología (cyber-psychology) o psicología del ciberespacio. El término ciberterapia describe el uso de tecnologías avanzadas como complemento de distintas formas de psicoterapia (Wiederhold & Wiederhold, 2005), donde la característica esencial no es la distancia paciente-terapeuta sino el uso de las nuevas tecnologías para diagnóstico, consultas, supervisión, información, educación e intervención psicoterapéuticas.

Derrig-Palumbo & Zejne (2005) se refieren a esto como terapias on-line; no obstante, esto es técnicamente incorrecto, ya que on-line hace referencia únicamente al uso de herramientas de comunicación sincrónica y mediante redes, lo que es una parte de la ciberterapia pero no alcanza para describirla en toda su dimensión; las aplicaciones psicoterapéuticas on-line responden más al concepto de telepsicología.

La denominación cyborg psicotherapy de Fink (1999) no parece apropiada, ya que, literalmente, puede traducirse como psicoterapia aplicada a/de/para cyborgs, esto es, a/de/para organismos cibernéticos que combinan aspectos fisiológicos con componentes electrónicos.

En consecuencia, parece haber una confusión cuando se usan los términos ciberterapia, telepsicología, cyborg psicotherapy y terapias on-line como sinónimos. Adoptamos el primero de ellos por su precisión y adecuación a las prácticas específicas de la psicoterapia psicológica.

Entonces, se define a la ciberterapia como la aplicación de una psicoterapia específica (generalmente, cognitivo-comportamental) en la cual la interacción paciente-terapeuta está mediada por herramientas tecnológicas de comunicación e información. De igual manera, puede afirmarse que la ciberterapia es el uso de tecnologías informáticas y comunicacionales con la finalidad de aplicar de manera novedosa formas tradicionales de psicoterapias.

En ambos casos, la característica central no es la distancia paciente-terapeuta, sino el uso del poder y las ventajas de la comunicación sincrónica y asincrónica de las prestaciones de Internet y los teléfonos móviles, y la posibilidad de generar entornos virtuales mediante Realidad Virtual, con el fin de potenciar los beneficios de la psicoterapia tradicional (Luque, 2007).

Ámbitos y tipos de aplicaciones

La ciberterapia se ha desarrollado rápidamente durante la última década. Han sido significativos los progresos obtenidos en el tratamiento de trastornos de ansiedad y fobias, particularmente en relación a la fobia social. También es utilizada en desórdenes de la alimentación y en dismorfofobia, ante procedimientos médicos dolorosos o displacenteros, y como apoyo en rehabilitación neuropsicológica.

En todos los casos, las aplicaciones de ciberterapia se apoyan en los recursos de la terapia cognitiva tradicional. No se trata, entonces, de una nueva psicoterapia sino de modificaciones en el dispositivo terapéutico tradicional, ya que se incluyen las nuevas tecnologías en su implementación. Así, a la hora de hablar de resultados significativos o eficacia, los ciberterapeutas analizan los potenciales beneficios de la ciberterapia por comparación con la eficacia ya probada de la terapia cognitiva tradicional.

Actualmente se llevan a cabo estudios en relación a adicciones, manejo del estrés, depresión, déficit atencional y también con agresores sexuales (Galimberti et al, 2006; Manzini et al, 2008; Morganti, 2006; Pioggia et al, 2008; Rose et al, 1998; Wiederhold & Wiederhold, 2005).

En cuanto a las formas de aplicación, estas varían según los trastornos y son la psicoterapia individual, grupal, de autoayuda y rehabilitación neuropsicológica. Las variaciones en la aplicación dependen de factores como el rol que el psicólogo cumple en el proceso terapéutico, las herramientas tecnológicas aplicadas, y el espacio en que se lleve a cabo el proceso psicoterapéutico.

En relación con este último punto, se podrían reconocer tres variantes según la manera en que interactúan paciente y terapeuta:

– Distancia, desarrollada mediante la combinación de distintas herramientas.

– Terapia tradicional con uso de herramientas tecnológicas como complemento entre sesiones.

– Terapia tradicional con aplicaciones de realidad virtual en consultorio.

En el primer caso, el proceso terapéutico se realiza completamente a distancia. El paciente debe contar con todas las herramientas tecnológicas -incluidos los entornos gráficos de 3D si se aplica realidad virtual- necesarias para llevar adelante el proceso terapéutico. Este requerimiento se debe explicitar al paciente al inicio de la terapia y, si fuera preciso, se debe brindar asistencia técnica para la familiarización con las herramientas a utilizar. Esto es lo que puede denominarse terapia on-line (Derring-Palumbo & Zenje, 2005).

En el segundo caso, se complementa la terapia tradicional con el uso de herramientas tecnológicas entre sesiones o para resolver situaciones de crisis. Se usa, por ejemplo, el correo electrónico para enviar materiales de lectura al paciente o que éste envíe sus producciones escritas al terapeuta, o la computadora para la resolución de tests informatizados, o el chat para conversar en una situación crítica, etc. En todos los casos, estas herramientas deben incluirse sin alterar la alianza paciente-terapeuta. Tanto en el primer como en el segundo caso, deben utilizarse herramientas de comunicación sincrónicas (el feedback emisor-receptor es instantáneo, siendo fundamental la espontaneidad en los mensajes) y asincrónicas (entre la emisión y la recepción del mensaje hay un lapso de tiempo relativo) combinadas, para asegurar un feedback adecuado con el paciente.

Por último, encontramos la terapia tradicional efectuada en consultorio, complementada y potenciada mediante el uso de la Realidad Virtual (RV), utilizada dentro de una sesión tradicional ayuda a implementar y aumentar la efectividad de las técnicas de imaginación, o para la refuncionalización de distintos procesos psicológicos en neuropsicología, entre otras opciones. Dada la importancia de la técnica de RV en la actualidad, le dedicamos un apartado especial; de las tres formas de aplicar ciberterapia, esta es la que más efectividad ha demostrado, y a nivel internacional, su desarrollo lleva más de una década.

Realidad Virtual

Existen distintas definiciones sobre RV, así como también distintos términos para nombrarla -tales como realidad sintética y ambientes o mundos virtuales-. Siguiendo a Santalices Malfanti (2001), consideramos la RV como una tecnología que genera entornos artificiales tridimensionales a través de la computadora, dentro de los que el sujeto acciona de forma activa y en tiempo real a través de los sentidos (vista, tacto y oído), de forma tal que puede modificar dichos entornos como si fueran reales, produciéndose, así, una percepción de inmersión en el espacio virtual semejante a la percepción de presencia en el mundo real.

Según Stuart (2001), un sistema de RV es una interfaz humano-computadora que provee de entornos sintéticos, tridimensionales, multisensoriales, interactivos e inmersivos. Sintéticos en tanto son generados por un sistema de computación; tridimensionales porque el ambiente parece rodear al usuario y provee sensaciones de profundidad y movimiento; son multisensoriales al estimular dos o más sentidos del usuario; interactivos por la interacción que permite entre el usuario y la aplicación, guiados por las entradas del usuario; inmersivos porque el usuario siente que está dentro de un entorno real.

No obstante, estas características son discutibles, ya que existen dos tipos de RV: Inmersiva y No-inmersiva. Tal como señalan Ramos, Larios, Cervantes y Leriche (2007), los ambientes virtuales inmersivos son espacios tridimensionales generados por computadora en los que el usuario puede interactuar y le producen la sensación de “estar dentro”, gracias al uso de dispositivos especiales; en cambio, los ambientes no-inmersivos son sistemas tridimensionales, con alto grado de interactividad y acceso desde páginas web, pero carentes de la sensación de presencia y realidad.

Sobre los aspectos técnicos

Como puede inferirse de todo lo anterior, en Ciberterapia, durante el proceso terapéutico, es posible utilizar distintos recursos tecnológicos.

Pueden describirse casos y aplicaciones específicas de las distintas herramientas informáticas y de comunicación aplicables en ciberterapia. Dentro de las herramientas de comunicación asincrónicas, se encuentran el correo electrónico, los foros de discusión, los blogs y las páginas personales. Por ejemplo, mediante el correo electrónico el paciente envía material de producción personal y el terapeuta puntualiza, interroga y/o da directivas.

Los mensajes instantáneos, las conversaciones on-line (chat), las videoconferencias y los SMS cuentan como herramientas de comunicación sincrónica. Mediante el chat y los mensajes instantáneos, por su inmediatez y espontaneidad, es posible resolver crisis de angustia y ansiedad, por ejemplo. El uso de dispositivos como cámaras web y micrófonos facilita la interacción y el contacto visual cuando el paciente así lo requiere.

En cuanto a la tecnología de RV, sus aplicaciones actuales son las más desarrolladas y sus resultados aparecen como los más efectivos. la efectividad además sería mayor en la RV inmersiva, aunque sea más costosa por los dispositivos que requiere. Esta tecnología puede proveer estímulos que de otras formas no pueden generarse, o su generación es muy costosa, compleja o imposible dentro del ámbito psicoterapéutico tradicional. Esto es particularmente beneficioso para la rehabilitación neuropsicológica, ya que es posible favorecer la refuncionalización ecológica.

El diseño y especificación de los aspectos técnicos del soporte a utilizar son básicos. Cuando se trabaja con una plataforma o una página web; estética, claridad, tamaño y lo atractivo de la presentación son aspectos que deben cuidarse. El paso inicial en el análisis de la implementación es describir cuáles serán los objetivos y las metas a cumplir, la clase de tratamiento que se brindará y el tipo de trastornos que se atenderán; también si el tratamiento será directivo o si el terapeuta solo actuará como guía en un proceso de autoayuda. Asimismo, deben establecerse la forma en que se efectuarán los diagnósticos, protocolo de seguimiento, pago de honorarios, evaluación de los resultados, etc.

Debido a que la ciberterapia se sustenta en el uso de tecnologías, el terapeuta debe especificar al paciente el tipo de hardware y/o software que necesitará para el correcto funcionamiento de las distintas herramientas a usar. También debe garantizarse la asistencia técnica en el uso de aplicaciones muy específicas, particularmente en el uso de RV si es que se aplica en la terapia a distancia. Imágenes, animaciones, textos, audios, entornos virtuales, etc., que se utilizarán como estimulación deben ser elegidos cuidadosamente no sólo en cuanto a su calidad estimular, sino también en relación a aspectos como el tamaño del archivo informático generado. Por otro lado, debe considerarse la forma de controlar la actividad del paciente; el manejo de bases de datos es esencial para tener registros actualizados y continuos, pero resguardando la información fuera del ciberespacio.[sociallocker]

Podrían señalarse muchos ejemplos de uso de las herramientas tecnológicas. Sin embargo, sería extenso describir la aplicación de todas y cada una de las herramientas en ciberterapia. Por ello, sugerimos al lector interesado acceda a bibliografía especializada. Rey, Alcañiz y Lozano (2004) compararon la efectividad de la aplicación de cada herramienta, tales como las ventajas de las conversaciones on-line sobre los correos electrónicos. Una comparación de distintas aplicaciones para un mismo uso (ej: MSN e ICQ para conversaciones on-line) puede encontrarse en el texto de Castelnuovo, Gaggioli y Riva (2002). Ambos textos deben ser analizados por quienes se interesen en la ciberterapia, en tanto hay detalles técnicos que deben ser tenidos en cuenta cuando se pretende implementar algún servicio ciberterapeútico basado en el uso de redes de comunicación.

Para una acabada explicación de los usos de la RV sugerimos el texto de Botella, Quero, Baños, Perpiñá, García y Riva (2006), y para una exposición completa sobre su uso en neuropsicología, sugerimos el texto de Morganti (2006).

Medición de efectividad

En psicología, la efectividad de una terapia remite a la utilidad clínica de las intervenciones, que, en términos amplios, incluye la generalizabilidad de los resultados, la viabilidad de la intervención y la eficiencia (Bados, García & Fusté, 2002).

Cuando se hace referencia a la efectividad en Ciberterapia, se analiza la misma en función de la aplicación de las tecnologías en los procesos terapéuticos. Siguiendo lo señalado por Fineberg, Bauman y Sosman (1997), la efectividad de esta aplicación puede y debe ser medida en distintos niveles:

– Capacidad técnica

– Exactitud e impacto del diagnóstico

– Impacto terapéutico

– Resultados obtenidos

En cuanto a la capacidad técnica, ninguna de las herramientas tecnológicas utilizadas es efectiva por sí sola. Es la integración (combinación y balance) de varias herramientas y con distintos fines lo que permite obtener logros reales. El éxito depende también de aspectos tales como la interfaz de interacción utilizada; por ejemplo, si se usa un programa de chat cuyo uso es muy complejo, la comunicación paciente-terapeuta puede verse interferida por este aspecto que es meramente técnico. Por consiguiente, integrar a la terapia una herramienta implica decidir primero si la misma es segura, útil y de fácil manipulación.

El impacto y la exactitud del diagnóstico son estrictamente dependientes del tipo de herramientas que elija el terapeuta. Aquí estamos refiriéndonos tanto a lo tecnológico como a los instrumentos de recolección de datos usados. Suele ser importante que se integren dispositivos de audio y video para disponer de información no verbal, como en una interacción cara a cara. El uso de tests informatizados es un elemento clave en ciberterapia, ya que facilita la recolección de datos y agiliza el proceso diagnóstico. Contar con sistemas de almacenamiento y clasificación de información también es fundamental, aunque sin olvidar aspectos éticos (por ejemplo, tomar recaudos sobre la información disponible en equipos con conexión a Internet).

El impacto terapéutico está determinado por la combinación de herramienta y problemática a resolver, lo que debe ser evaluado por el terapeuta en cada caso concreto. Por ejemplo, debe considerarse qué impacto tiene usar foros de discusión entre sujetos que sufren trastornos de la alimentación, o qué ventajas puede reportar el uso de un entorno gráfico de 3D (realidad virtual) en la resolución de una fobia social, y así para cada caso. Esto significa que no debe aplicarse una herramienta solamente porque se considera que es útil o eficaz; debe evaluarse y verificarse que lo sea realmente para el paciente con quien se trabaja y en función del trastorno que presenta.

En cuanto a los resultados obtenidos, es preciso señalar que no pueden utilizarse como indicadores las expresiones del paciente sobre lo cómodo que se siente en una relación terapeuta-paciente mediada por tecnología, o que se sorprenda por el uso de la RV en un proceso de desensibilización. Tampoco tiene que ver con las tecnologías aplicadas per se. En el logro de resultados lo esencial es la experiencia del terapeuta; es su habilidad como profesional la que le permitirá diagnosticar correctamente, evaluar el progreso real del paciente o la necesidad de modificar los objetivos terapéuticos, entre otros. El terapeuta debe considerar también que hay factores como las actitudes y la autoeficacia hacia las tecnologías (Luque & Avila, 2008) que podrían alterar los resultados obtenidos.

En resumen, el impacto real de las herramientas tecnológicas en el proceso psicoterapéutico no depende de las características de las mismas sino de la habilidad que tenga el terapeuta para integrarlas de manera coherente a sus procedimientos clínicos. Es por esto que el terapeuta debe ser capaz de interactuar con el paciente en las fracciones temporales que todo proceso clínico normalmente requiere, siendo importante también que elija herramientas que le permitan combinar la facilidad de uso con la riqueza comunicacional.

El ciberespacio como espacio terapéutico

Cuando la ciberterapia es completamente desarrollada a distancia, deben considerarse algunos aspectos referidos al ciberespacio, en tanto espacio donde se despliega el proceso psicoterapéutico.

Acordando con Suler (2006) y Wallace (2001), el intrincado y complejo mundo creado por las nuevas tecnologías, permite hablar de la existencia de un espacio social y psicológico llamado ciberespacio. Este espacio abre un campo nuevo de interacciones personales, que requieren lecturas específicas desde la psicología social; a la vez, se convierte en un espacio de trabajo que el psicólogo clínico no puede soslayar. El ciberespacio es un lugar donde las personas interactúan, se encuentran y se pierden, se aman y se olvidan, juegan, hablan, sienten, deliran. Surgen vínculos interpersonales, distintos y no tan distintos a los propios de las relaciones “en-persona”1. Las posibilidades de vinculación y acción dentro del ciberespacio han permitido vislumbrar los beneficios de implementar terapia psicológica mediada y/o asistida por las nuevas tecnologías. Al utilizar Internet y sus prestaciones en la psicoterapia, el ciberespacio es el marco de la interacción paciente-terapeuta; el encuadre terapéutico se produce dentro de ese espacio transicional que supone una extensión del mundo intrapsíquico del individuo (Suler, 2006).

La ausencia física del terapeuta en el lugar donde se encuentra el paciente no es un obstáculo para el proceso terapéutico. Es precisamente la relativa invisibilidad del terapeuta la que puede favorecer en ciertos casos la confidencialidad y la auto-revelación del paciente. Lo esencial es la calidad de la comunicación que se establezca con entre paciente y terapeuta.

En psicología se acepta que el uso de la palabra es esencial en la psicoterapia, y que tanto en lo dicho como en lo “no dicho” (es decir, los gestos, los silencios, el llanto, etc.) se expresan los conflictos, las dudas, los problemas, y también se encuentran las soluciones y las respuestas. Quienes se mantienen escépticos ante la ciberterapia utilizan esto -la importancia de la información paraverbal- como argumento para rechazar el uso de las tecnologías en las terapias psicológicas. No obstante, es preciso considerar que, en la ciberterapia a distancia, la información verbal y paraverbal de la consulta tradicional es sustituida por el estilo y la convicción al escribir, la capacidad de síntesis, la forma de organizar el texto; las inflexiones del habla y la entonación, suplidas por el uso de emoticones o mediante recursos audiovisuales. Las prestaciones de Internet favorecen la rapidez en la transmisión de la información y facilitan el registro de la interacción con el consultante; la capacidad de almacenamiento de los dispositivos actuales permite conservar y clasificar la información escrita generada en sesiones de chat, correo electrónico y foros de discusión, pudiendo combinarla y/o contrastarla con el fin de efectuar un análisis más exhaustivo del componente verbal -algo más que valorado en la terapia cognitiva-.

Además, como se señaló, las nuevas tecnologías permiten la comunicación sincrónica y asincrónica. En la ciberterapia, al aplicar herramientas de multimedia se obtienen las ventajas de la comunicación cara-a-cara (sincrónica); la comunicación asincrónica, por su parte, permite la reflexión y la elaboración de lo que se expresa. Así, es posible obtener ventajas de la aplicación combinada de ambos modos de comunicación, de manera que la interacción terapeuta-paciente no se vea distorsionada aun cuando el vínculo se sostenga en el ciberespacio.

Consideraciones finales

El abaratamiento de los costos de las diversas herramientas tecnológicas, la popularización de la telefonía móvil y los SMS, así como el desarrollo permanente de nuevos dispositivos de tecnología, están incrementando las posibilidades de aplicar ciberterapia en contextos no europeos. Es preciso resaltar que las dificultades señaladas en los inicios de la ciberterapia han sido superadas en virtud del avance periódico y sostenido de las tecnologías; de la misma forma pueden ser sorteadas dificultades que aun existan.

El miedo a las tecnologías y a la deshumanización de la terapia, las dificultades prácticas para utilizar herramientas informáticas, la excesiva estructuración del campo terapéutico, la incapacidad para la creatividad y la innovación en psicoterapia, se cuentan entre los obstáculos que parecen haber tenido y tener esta nueva forma de aplicar asistencia psicoterapéutica dentro de Argentina (Luque, 2007).

Así, el rechazo o las dificultades para la implementación de la ciberterapia en nuestro ámbito no responden tanto a aspectos técnicos o éticos como a prejuicios y mitos difíciles de derribar. Sin embargo, si consideramos que las capacidades de las nuevas tecnologías expanden los caminos por los cuales pueden proveerse tratamientos y, a la vez, tenemos en cuenta que aquellas han impactado y modificado en muchos sentidos nuestra vida cotidiana, es lógico esperar que el psicólogo innove su praxis incorporándolas en distintos sentidos.

Por consiguiente, los psicólogos -los argentinos al menos- tenemos ante nosotros un desafío que nos impone revisar las maneras de ejecutar los procedimientos psicoterapéuticos en la actualidad, e incorporar paulatinamente a los mismos los adelantos técnicos que han mostrado efectividad en otros contextos.

______________

1 Suler (2006) se refiere a las relaciones cara-a-cara como “in-person” para diferenciarlas de las relaciones en el ciberespacio, es decir, las relaciones mediadas por Internet y sus prestaciones.

Referencias

Bados López, A; García Grau, E. & Fusté Escolano, A. (2002). Eficacia y utilidad clínica de la terapia psicológica. Revista Internacional de Psicología Clínica y Salud, 2 (3): 477-502

Botella C., Quero S., Baños R., Perpiñá C., García Palacios A. & Riva G., (2006), “Virtual Reality and Psychotherapy”. En Riva, G; Botella, C; Legeron, P, & Optale, G. (Ed.). Cybertherapy. Ámsterdam: IOS Press.

Castelnuovo, G; Gaggioli, A; & Riva, G. (2002). “Cyberpsychology meets of clinical psychology: the emergence of e-therapy in mental health care”. En G.Riva & C.Galimberti (eds). Towards CyberPsychology: Mind, Cognitions and Society in the Internet Age. Ámsterdam: IOS Press.

Derrig-Palumbo, K. & Zejne, F. (2005). Online Therapy: a therapist`s guide to expanding your practice. USA: W.W.Norton & Company.

Fineberg, HV; Bauman, R; & Sosman, M. (1997) “Computarized cranial tomography: effect on diagnostic and therapeutic plans”. Journal of the American Medical Association, 238: 224-227.

Fink, J. (1999). “How to use computers and cyberspace in the clinical practice of psychotherapy” USA: Jason Aronson. Recuperado mayo de 2007, en psychotechnology.com/a_jf/03_c_clinical_cyborgPsychotherapy.asp

Galimberti, C; Belloni, G; Cattaneo, MA; Grassi, M; Manias, V; Menti, L. (2005). “An integrated approach to the ergonomic analysis of VR in Psychotherapy: Panic Disorders, Agoraphobia and Eating Disorders”. En Riva, G; Botella, C; Legeron, P, & Optale, G. (Eds). Cybertherapy. Ámsterdam: IOS Press.

Luque, L. (2007). Ciberterapia. En R.Risso y otros (2007). Comprender las psicoterapias. Buenos Aires: RV Ediciones.

Luque, L & Avila, R. (2008). Tecnofobia: trastorno clínico asociado a las tecnologías digitales. Vertex, Revista argentina de Psiquiatría,80 (29): 179-185. Con referato.

Manzini, G; Gorini, A; Preziosa, A; Pagnini, F; Castelnouvo, G; Molinari, E; & Riva, G. (2008). “New Technologies and Relaxation: an explorative study on Obese patients with emotional eating”. Journal of Cybertherapy and Rehabilitation, 1(2): 182-192.

Morganti, Fr. (2006). “Virtual interaction in cognitive neuropsychology”. Riva, G; Botella, C; Legeron, P, & Optale, G. (Ed.), Cybertherapy. Ámsterdam: IOS Press.

Pioggia, G; Igliozzi, R; Sica, M; Ferro, M; Muratori, F; Ahluwalia, A; & De Rossi, D. (2008). “Exploring Emotional and Imitational Android-based interactions in Autistic Spectrum Disordes”. Journal of Cybertherapy and Rehabilitation, 1(1): 49-61.

Ramos, MC; Larios, J; Cervantes, D & Leriche, R. (2007). Creación de ambientes virtuales inmersivos con software libre, [en línea]. Revista Digital Universitaria 8(6). Disponible en http://www.oei.es/tic/jun_art47.pdf

Rey, B; Alcañiz, M; & Lozano, J. (2004). New Technologies for providing remote psychological treatments. Riva, G; Botella, C; Legeron, P, & Optale, G. (Ed.). Cybertherapy. Ámsterdam: IOS Press.

Riva, G; Wiederhold, B; & Molinari, E. (Ed.). (1998). Virtual environments in clinical psychology and neuroscience. Ámsterdam: IOS Press.

Rose, F; Attree, E; Brooks, B; & Jonson, D. (1998). Virtual Environments in brain damage rehabilitation: a rationale from basic neuroscience. En G.Riva, B.Wiederhold, & E.Molinari (Ed.) Virtual Environments in Clinical Psychology and Neuroscience. Amsterdam: IOS Press.

Santelices Malfanti, I. (2001). “Introducción”. En JC Parra Márquez, R García Alvarado, & I Santelices Malfanti. Introducción Práctica a la Realidad Virtual. Concepción, Chile: Ediciones UBB.

Stuart, R. (2001). Design of Virtual Environment. Nueva York: McGrawHill.

Suler, J. (2006). The Psychology of Cyberspace. [en línea]. Disponible en http://www.rider.edu/~suler/psycyber/psychspace.html

Wallace, P. (2001). La psicología de internet. Barcelona: Paidós.

Wiederhold, B. & Wiederhold, M. (2005). “The future of the Cybertherapy: improved options with advanced technologies”. Riva, G; Botella, C; Legeron, P, & Optale, G. (Ed.). (2006). Cybertherapy. Ámsterdam: IOS Press.[/sociallocker]


Califique este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (6 votos, promedio: 4.50 de 5)
Cargando…

Para citar este artículo:

  • Luque, L. E. (2009, 12 de mayo). Ciberterapia y realidad virtual en terapia psicológica. Revista PsicologiaCientifica.com, 11(9). Disponible en: http://www.psicologiacientifica.com/ciberterapia-realidad-virtual-psicologia


2 Comentarios para “Ciberterapia y realidad virtual en terapia psicológica

  1. AvatarPilar Cuevas Torres

    Realmente el uso de la nuevas tecnologías de la información y de la comunicación son herramientas que nos abren un universo de posibilidades, y a las cuales la psicología no está exenta y por el contrario se alimenta y crece, logrando mayor cobertura y acceso a población que antes por diversas razones no tenía acceso.
    Es un artículo muy interesante y enriquecedor

    • AvatarLaura

      Consideró que efectivamente son herramientas que se pueden adecuar a la terapia psicológica estamos en tiempos en donde la tecnología es elemental en todos los ámbitos, entonces si nos abren posibilidades mas exactas para determinar un diagnostico al paciente sin embargo siempre será indispensable la relación paciente y terapeuta ese acercamiento mas humano que transmita la confianza al mismo de que se va a curar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *