Burnout estudiantil: un enfoque unidimensional
Psicología Educativa


  • Arturo Barraza Macías
    Universidad Pedagógica de Durango
    Durango, México

Resumen

  • En el presente ensayo, desde un enfoque conceptual unidimensional, se hace una revisión de los pasos que se han dado para constituir en objeto de investigación al burnout estudiantil. En primer lugar, se realiza el posicionamiento teórico que lleva al autor a adscribirse al enfoque conceptual unidimensional; en segundo lugar, se presentan las investigaciones que previamente abordan el estudio del Síndrome de Burnout en estudiantes; en tercer lugar, se describe la Escala Unidimensional del Burnout Estudiantil y sus propiedades psicométricas; en cuarto lugar, se presentan los resultados obtenidos en los dos primeros estudios realizados mediante la escala construida; y, por último, a manera de cierre, se sugieren los temas de investigación para futuros trabajos.



Las instituciones de educación media superior y superior suelen ser lugares altamente estresantes; en dichas instituciones los alumnos no solamente construyen aprendizajes, sino que, como parte de esos aprendizajes, se enfrentan de manera cotidiana a una serie de demandas (ej. la evaluación del maestro, la sobrecarga de trabajo, las exposiciones en el aula, la elaboración de ensayos, etc.) que, bajo su propia valoración, se constituyen en estresores. Esta situación, cuando es prolongada, puede conducir al Síndrome de Burnout.

El término burnout fue acuñado originalmente por Freudenberger (1974), quién comenzó por observar una serie de manifestaciones de agotamiento, síntomas de ansiedad y depresión, en los asistentes voluntarios de una clínica para toxicómanos y describió como estas personas iban modificando progresivamente su conducta volviéndose insensibles, poco comprensivos y, en algunos casos, hasta agresivos con los pacientes.

En 1981, el aún incipiente desarrollo teórico de este síndrome se bifurca en dos enfoques conceptuales diferentes. El primero se origina en el trabajo de Maslach y Jackson y su difusión permitió definir este síndrome a través de un constructo tridimensional: agotamiento emocional, despersonalización y baja realización personal. El segundo enfoque se inicia con el trabajo de Pines, Aronson y Kufry y su desarrollo proporcionó una definición de este síndrome mediante un constructo unidimensional: agotamiento emocional. La conceptualización que se adopta en este trabajo se adscribe al segundo enfoque conceptual, lo que conduce a considerarlo un constructo unidimensional.

Esta forma de conceptualizar al Síndrome de Burnout recibió un fuerte impulso con el trabajo de Shirom (en Appels, 2006), quien realizó una revisión de todos los estudios de validación del Maslach Burnout Inventory, lo que le permitió observar que, de las tres escalas de las que se compone este inventario, es la escala de agotamiento emocional la que se correlaciona mejor con las variables relacionadas con el trabajo y con las observaciones hechas por los cónyuges y los jefes. A partir de dicho estudio, este autor, pudo concluir que el contenido central del burnout tiene que ver con una pérdida de las fuentes de energía del sujeto por lo que se puede definir como una combinación de fatiga física, cansancio emocional y cansancio cognitivo. Esta conceptualización tiene como principal bondad, que evita que este concepto se confunda con otros términos ya establecidos en la psicología.

Bajo este enfoque conceptual se puede definir al Síndrome de Burnout como un estado de agotamiento físico, emocional y cognitivo producido por el involucramiento prolongado en situaciones generadoras de estrés.

Paralela a esta bifurcación conceptual, de manera subordinada se dio otra división referente al sujeto que padece el Síndrome de Burnout. Una primera línea de discusión, identificada con el enfoque conceptual derivado del trabajo de Maslach y Jackson (1981), ubica este síndrome específicamente en trabajadores, inicialmente en aquellos que tienen contacto con otras personas, y posteriormente en cualquier otro tipo de profesión, mientras que una segunda línea de discusión, identificada con el enfoque conceptual originado en el trabajo de Pines et. al. (1981) ubica este síndrome tanto en trabajadores como en personas que no lo son.

En el presente trabajo se adopta esta segunda línea de discusión por lo que se considera que tanto los trabajadores como las personas que no lo son, en este caso los estudiantes, pueden llegar a padecer o manifestar el Síndrome de Burnout. El adoptar en ambos casos el enfoque teórico-conceptual de Pines et. al. (1981) conduce a que en el presente trabajo se considere el Síndrome de Burnout desde un enfoque unidimensional y se identifique a los estudiantes como sujetos que pueden llegar a manifestar este síndrome.

Investigaciones sobre el burnout estudiantil

El primer trabajo que abordó el Síndrome de Burnout Estudiantil fue el de Balogum (1995, en Pineiro, 2006); sin embargo, no se tiene conocimiento de que este estudio fuera continuado por otros, por lo que no sería sino hasta el año 2003 en que este síndrome fue estudiado nuevamente en estudiantes. La revisión de la literatura permitió identificar seis investigaciones que toman como sujeto de investigación a los estudiantes: Aranda, Pando, Velásquez, Acosta y Pérez (2003), Borda, Navarro, Aun, Berdejo, Racedo y Ruiz (2007), Cano y Martín (2005), Carlotto, Goncalves y Borges (2005), Extremera, Rey y Durán (2005) y Martínez y Marques (2005).

Aranda et. al. (2003) realizaron un estudio correlacional con 54 alumnos de posgrado del Departamento de Salud Pública de la Universidad de Guadalajara mediante la aplicación del Maslach Burnout Inventory (MBI). Los resultados obtenidos les permitieron afirmar que existe una prevalencia de 56.9% del Síndrome de Burnout en estos estudiantes y que las diferencias estadísticas significativas se observaron sobre todo entre los datos sociodemográficos con la presencia de factores psicosociales negativos en el trabajo, así como con el área que evalúa la presencia de factores psicosociales “dependientes del sistema de trabajo” con la dimensión “agotamiento emocional” del MBI.

Borda et. al. (2007) llevaron a cabo un estudio descriptivo, con 55 alumnos del último año de medicina en el internado rotatorio I y II en el Hospital Universidad del Norte, mediante la aplicación del Maslach Burnout Inventory Health Services Survey (MBI-HSS) que los llevó a concluir que el Síndrome de Burnout es bajo en los internos. Asimismo, encontraron una tendencia a la asociación entre las relaciones con el equipo de trabajo y los grados de agotamiento emocional y de realización personal.

Cano y Martín (2005) desarrollaron un estudio descriptivo con 30 alumnos de una Facultad de Ciencias Económicas y de Administración mediante un cuestionario que respetaba la estructura tridimensional del Síndrome de Burnout y que los condujo a concluir que el 17% de la población encuestada padecía este síndrome.

Carlotto et al. (2005) llevaron a cabo un estudio correlacional con 255 estudiantes de un curso técnico de enfermería, mediante la aplicación Maslach Burnout Inventory Student Survey (MBI-SS), cuestionario que les permitió concluir que el estrés percibido, respecto a conciliar la actividad laboral con el curso, combinar estudio con actividades de ocio, realizar exámenes y trabajos, la edad, el nivel de expectativas y tener una actividad profesional pueden ser considerados predictores de los índices de agotamiento.

Extremera et al. (2005) realizaron un estudio correlacional, con 373 estudiantes universitarios de dos universidades andaluzas (Universidad de Huelva y Universidad de Málaga), mediante la aplicación del Maslach Burnout Inventory Student Survey (MBI-SS) que los llevó a concluir que existen relaciones significativas entre la inteligencia emocional de los estudiantes universitarios y las dimensiones del burnout.

Martínez y Marques (2005) realizaron un estudio correlacional, con 1988 estudiantes universitarios, mediante la aplicación del Maslach Burnout Inventory Student Survey (MBI-SS); sus resultados los llevaron a concluir que existen diferencias significativas en las dimensiones de burnout relacionadas con variables sociodemográficas. Asimismo, se pudo establecer que las dimensiones del Síndrome de Burnout se muestran como predictores del desempeño, las expectativas de éxito y la tendencia al abandono.

Como se puede observar, todas estas investigaciones parten de una conceptualización tridimensional del burnout que las identifica con el enfoque conceptual originado en el trabajo de Maslach y Jakson (1981).

La Escala Unidimensional del Burnout Estudiantil

El posicionamiento teórico realizado por el autor del presente trabajo, en el primer apartado de este artículo, y el hecho de que no se hubiera investigado el Síndrome de Burnout en estudiantes desde un enfoque conceptual unidimensional, como quedó de manifiesto en el segundo apartado de este artículo, originó la necesidad de iniciar los trabajos al respecto. En ese sentido, se consideró necesario construir un instrumento ex profeso para la medición de esta variable desde el enfoque conceptual adoptado; este instrumento fue denominado Escala Unidimensional del Burnout Estudiantil.

Esta escala consta de 15 ítems y reportó un nivel de confiabilidad de .86 en alfa de Cronbach y de .90 en la confiabilidad por mitades según la fórmula de Spearman-Brown; asimismo, se obtuvo evidencia basada en la estructura interna a partir de los procedimientos identificado como validez de consistencia interna (Salkind, 1999) y análisis de grupos contrastados (Anastasi y Urbina, 1998), lo que permitió reconocer que: a) todos los ítems se correlacionan de manera positiva (con un nivel de significación de .00) con el puntaje global de la escala (vid anexo uno); y b) todos los ítems permiten discriminar (con un nivel de significación entre .03 y .00) entre los grupos que presentan un alto y bajo nivel de burnout estudiantil (ver Anexo 2). Estos resultados permiten afirmar que todos los ítems corresponden al constructo establecido y son unidireccionales.

A continuación se presenta la escala tal como quedó configurada:

Instrucciones: Señale la frecuencia con la que siente o percibe, en su caso, cada una de las situaciones expresadas en las siguientes afirmaciones:

Para determinar como válidos los resultados de cada cuestionario, y por lo tanto aceptarlos, se tomó como base la regla de decisión r > 70% (respondido en un porcentaje mayor al 70%). En ese sentido, se consideró necesario que el cuestionario tuviera contestados por lo menos 10 ítems de los 15 que lo componen, en caso contrario se anularía.[sociallocker]

La obtención del índice que permitió su interpretación, a partir del baremo establecido, se realizó de la siguiente manera:

– A cada una de las posibles respuestas de la escala se le asignaron los siguientes valores: 1 para nunca, 2 para algunas veces, 3 para casi siempre y 4 para siempre.

– Se obtuvo la media en cada item y posteriormente se obtuvo la media general de toda la escala.

– Se transformó la media general en porcentaje; esto se puede realizar a través de regla de tres simple o multiplicando la media obtenida por 25.

– Una vez obtenido el porcentaje se interpretó con el siguiente baremo:

Tabla 1
Baremo utilizado para determinar el nivel de burnout

Primeros estudios

Una vez construida la escala se procedió a realizar el primer estudio que fue denominado Burnout estudiantil. Un estudio exploratorio (Barraza, Carrasco y Arreola, 2008). Esta escala se aplicó durante el mes de noviembre del año 2007 a una muestra no probabilística de 51 alumnos de la Facultad de Enfermería y Obstetricia de la Universidad Juárez del Estado de Durango. Los resultados obtenidos permiten afirmar que todos los alumnos encuestados presentan el Síndrome de Burnout Estudiantil, aunque, mayoritariamente éste se presenta con un nivel leve (84% de los encuestados); asimismo, las conductas del Síndrome de Burnout que se presentan con mayor frecuencia entre ellos son:

– El tener que asistir diariamente a clases me cansa (46%)

– Durante las clases me siento somnoliento (48%)

– Antes de terminar mi horario de clases ya me siento cansado (48%)

El análisis de diferencia de grupos permitió reconocer que las alumnas encuestadas consideran, con una mayor frecuencia, que sus problemas escolares las deprimen fácilmente, así mismo afirman tener más problemas para recordar lo que estudian que sus compañeros varones. Por su parte, se pudo constatar que la variable edad no establece diferencias significativas en los ítems que componen la Escala Unidimensional del Burnout Estudiantil.

Posteriormente, en el mes de junio del año 2008, se realizó un segundo estudio, el cual fue denominado El Síndrome de Burnout en alumnos de educación secundaria (Gutiérrez, 2008), La Escala Unidimensional del Burnout Estudiantil fue aplicada a 60 alumnos de la Escuela Secundaria Técnica No. 57, ubicada en la colonia Azcapotzalco de la ciudad de Durango.

La media general obtenida en este estudio es de 1.90, lo que permitió a su autora afirmar que los alumnos encuestados presentan un nivel leve de Burnout. Los ítems que presentaron la media más alta y que por lo tanto permiten afirmar que las conductas del Síndrome de Burnout que se presentan con mayor frecuencia entre los alumnos encuestados son las siguientes:

– El tener que asistir diariamente a clases me cansa (55%)

– Durante las clases me siento somnoliento (52%)

– Cada vez me es más difícil concentrarme en las clases (49%)

– Me desilusionan mis estudios (48%)

– Antes de terminar mi horario de clases ya me siento cansado (54%)

– Cada vez me cuesta más trabajo ponerle atención al maestro (55%)

– El asistir a las clases se me hace aburrido (50%)

De acuerdo a los resultados obtenidos a través de la T de Students y ANOVA, de un sólo factor, la autora encontró que las variables estudiadas, género, edad y grado escolar, no establecen una diferencia significativa en la frecuencia con la que aparece el Síndrome de Burnout que presentan los alumnos encuestados.

A manera de cierre

La escala construida, y los primeros estudios realizados a partir de ella, abren la posibilidad de constituir al Síndrome de Burnout Estudiantil, abordado desde un enfoque conceptual unidimensional, en una línea de investigación. Para lograr ese objetivo se recomienda a los interesados los siguientes temas de investigación:

– Validación de la Escala Unidimensional del Burnout Estudiantil en poblaciones mayores y en otros contextos.

– El papel modulador de las variables sociodemográficas y/o situacionales en el burnout estudiantil.

– El estrés académico como predictor del burnout estudiantil.

– El papel modulador del apoyo social percibido en el burnout estudiantil.

ANEXOS

Anexo 1

Tabla 2
Nivel de significación de la correlación existente, obtenida mediante la r de Pearson, entre el puntaje global de la escala y el puntaje específico
de cada ítem (Validez de consistencia interna)

Anexo 2

Tabla 3
Nivel de significación de la diferencia existente, obtenida a través de la t. de Students, entre el puntaje obtenido en la escala por el grupo alto y el
obtenido por el grupo bajo (Análisis de grupos contrastados)

Referencias

 Anastasi, A. y Urbina, S. (1998),  Test psicológicos,  México: Prentice Hall.

Aranda, C., Pando, M., Velásquez I., Acosta, M. y Pérez,  M. (2003), Síndrome de Burnout y factores psicosociales, en estudiantes de posgrado  del Departamento de Salud Pública de la Universidad de Guadalajara, México, Revista Psiquiatría Facultad de Medicina Barna,  30, (4), pp.193-199.

Appels A. (2006), Estrés laboral, agotamiento y enfermedad, en Estrés laboral y salud de José Buendía(Ed,), Madrid, Ed. Biblioteca Nueva.

Barraza A., Carrasco R. y Arreola M. (2008), Burnout estudiantil. Un estudio exploratorio, en Alumnos y profesores en perspectiva, de  Barraza A., Gutiérrez  D. y Martínez G. (comp.) en prensa.

Borda, M., Navarro E., Aun, E., Berdejo, H., Racedo, K. y Ruíz, J. (2007), Síndrome de Burnout en estudiantes de internado del Hospital Universidad del Norte, Revista Salud Uninorte, 23, (1).

Cano, G. y Martín,  A. (2005), Burnout en estudiantes universitarios, disponible en MONOGRAFÍAS.COM (recuperado en diciembre de 2007)

Carlotto,  M., Goncalvez, S. y Borges A. (2005), Predoctores del síndrome de burnout en estudiantes de un curso técnico de enfermería, Diversitas, Año 1, No. 2, pp. 195-204.

Extremera, N., Rey, L. y Durán, A. (2005), El papel de la inteligencia emocional percibida en  los niveles de estrés académico (burnout) y engagement: un estudio en dos universidades andaluzas,  Congreso Universitario de Psicología y Logopedia (on line) (recuperado en diciembre de 2007)

Freudenberguer, HJ. (1974), Staff burnout, Journal of Social Issues, No. 30, pp. 159-165.

Gutiérrez D. (2008), El síndrome de burnout en alumnos de educación secundaria, en prensa.

Maslach, C, y Jackson, S.(1981), The measurement of experienced burnout, Journal of Social Issues,No. 2, pp. 99-113.

Pines, A., Aronson, E. y Kufry, D. (1981), Burnout. New York: The Free Press.

Piñeiro, N. et. al. (2006), Estudio sobre la presencia del Síndrome del Burnout en los profesores de la secundaria básica “José Martí” del municipio Cotorro, en ILUSTRADOS. COM disponible en http://www.ilustrados.com/ publicaciones/ EEuAlyAAEAwLXVikpV.php#superior

Salkind N. J. (1999), Métodos de Investigación, México, Prentice Hall.[/sociallocker]


Califique este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (9 votos, promedio: 4.67 de 5)
Cargando…

Para citar este artículo:

  • Barraza, A. (2008, 21 de noviembre). Burnout estudiantil: un enfoque unidimensional. Revista PsicologiaCientifica.com, 10(30). Disponible en: http://www.psicologiacientifica.com/burnout-estudiantil


6 Comentarios para “Burnout estudiantil: un enfoque unidimensional

  1. AvatarLeticia Jimenez

    Me pareció muy interesente el tema del bournout, específicamente estudiantil porque creo que es un área de investigación muy prometedora que tiene muchas implicaciones, en particular para abordar la deserción estudiantil.

  2. AvatarReinaldo Pepe

    Es novedoso y requiere mayor difusión.Bueno

  3. Avatarjaun pablo alanis

    Es muy bueno, y me permitirá saber la situación en que se puede encontrar un alumno al momento de realizar las actividades cotidianas de un aula escolar.

  4. AvatarYenny Carreño

    Este trabajo en realidad es fantástico, me parece un buen aporte a la ciencia.

  5. Avatarmaribel condori zuñiga

    Soy estudiante de la universidad nacional San Antonio Abad del Cuzco de Perú de la facultad de Enfermería; el estudio lo lei hace tiempo y me inspiró a realizar un estudio simililar utilizando el instrumento MBI SS.

  6. Avatarkarina flores

    hola soy de Chile y la verdad estoy comensando mi tesis me gustaria saber si el MBI SS esta validado en mi pais ya que por mas que he buscado trabajos similares relacionados al burnout academico no he encontrado trabajos de mi pais…desde ya le agradeceria su respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *