El estudio socio-cultural de la mente en el libro Lenguaje y habla de Vygostki: la función del lenguaje y lo social
Teoría - Fundamentos


  • Angie Vázquez Rosado
    Universidad Interamericana de Puerto Rico
    San Juan, Puerto Rico



Pocas veces en la historia nos topamos con personas que con su obra de vida tienen la capacidad de influir y ampliar la perspectiva de análisis y comprensión del ser humano de forma radical, pertinente, práctica y necesaria; haciéndolo paradójicamente de forma sencilla y pedagógica sin pecar por simplismos, retórica dogmática, ni reducciones teóricas o metodológicas. Aunque todos somos creadores de la historia, por cuanto historia es cotidianeidad singular y colectiva, pocos son los que pasan a formar parte de la historia oficial, aquella que establece liderato intelectual paradigmático, que abre campos y posibilidades hacia transformaciones positivas y cualitativamente superiores en la escala evolutiva de la Humanidad. Ese es el caso de Lev Seminovitch Vygostki, un psicólogo ruso de principios del siglo XX que postuló y trabajó en la praxis sobre la complejidad del pensamiento humano proponiendo la teoría socio-cultural de la mente; en donde “en resumen, interactúan los procesos mentales superiores, la mediación, las herramientas psicológicas y la internalización” (Viseu, 2000) y en donde el lenguaje desempeña un papel cardinal y muy singular.

Objetivos: contextualización en la psicología del aprendizaje o cognitiva

Este trabajo tiene como propósito exponer y comprender las ideas que propone Vygotski sobre el lenguaje y su rol en la conciencia. ¿Por qué estudiar a Vygotski? La respuesta más sencilla sería decir que Vygotski aporta un ángulo diferente sobre el estudio de la conciencia humana que revoca, cuestiona, confronta y reta otros sistemas teóricos, o el legado e ideas particulares de algunos teóricos en su época (Piaget, Freud, Pavlov, Khoeler, Yerkes, Watson, entre muchos otros) presentando un punto de vista o método instrumental, cultural o social (Luria, 1979), alterno y revolucionario, que no había sido trabajado con profundidad, sistematicidad y metodología científica previo a sus investigaciones y publicaciones.

Sin embargo, estudiar a Vygostki responde a algo más que a la mirada curiosa y casi historicista sobre una teoría contrapuesta a sistemas teóricos establecidos; sobre todo porque hacer esto nos hace correr el peligro de encapsularle y, por ende, aislarle en un momento de la historia haciéndole perder su vigencia contemporánea y moderna para verlo como un psicólogo más en la lista de nombres gloriosos de la ciencia psicológica.

Su trabajo es importante por ser una valiosa aportación dinámica a la Psicología en general, no solo por su contenido específico y diferente sobre el proceso de la construcción socio-cultural de la conciencia (mente) que revoluciona el abordaje a los procesos de la inteligencia, sino también por su crítica, firme y desenmascadora a la Psicología desunificada de su época, muchas veces ahistórica, reduccionista y acrítica, por ende, denunciando y cualificando una gran crisis en la Psicología, particularmente en su falta de un objeto unificador de estudio que Vygotski propondrá como la conciencia.

Dicha situación no dista mucho de las condiciones presentes en la disciplina a pesar de haber pasado casi un siglo, por lo que sus planteamientos continúan siendo vigentes. Además de su interés por crear una Psicología unificada, Vygotski propuso y aplicó la integración (no el estudio fragmentado o aparcelado) como requisito de los conceptos que él mismo abordó, como por ejemplo, la relación entre el lenguaje, la conciencia, la inteligencia, y el desarrollo humano. Sobre este último, evidenciando su enfoque interfuncional y dialéctico:

“El desarrollo es un proceso dialéctico complejo, caracterizado por la periodicidad, disparidad en el desarrollo de diferentes funciones, metamorfosis o transformación cualitativa de una forma dentro de otra y procesos adaptativos” (Tomado de Leyenda de los clásicos, 2000).

Vygotsky y sus seguidores proponen respuestas y alternativas concretas. De forma inequívoca y meridianamente afirmativa propone no sólo la conciencia como concepto unificador sino como una metodología correspondiente para su estudio; y con esto una visión de la Psicología en compromiso práctico con la aportación directa a problemas sociales rompiendo con el psicologismo característico de una ciencia encapsulada en sus propios procesos y objetivos. En mi opinión, su visión es importante y distinta, además, porque asume una posición comprometida abiertamente con un modelo no tradicional, materialista, de base marxista, en cuanto a la definición, características, roles, conceptos, procesos y consecuencias de las ciencias en un mundo ocupado por seres de inteligencia y creación cultural histórica-social. Es así como Vygotski coincide con el pensamiento de Marx en cuanto a la descripción de la naturaleza social de la actividad y la conciencia:

“La actividad y la mente, tanto en su contenido como en su modo de existencia, son sociales; actividad social y mente social” (Marx, 1844/1964).

De forma específica acerca de la Psicología del aprendizaje y la Psicología Cognitiva, Vygotski aporta una magnífica explicación procesal y conceptual sobre la forma en que el ser humano aprende sobre su desarrollo cognitivo, y sobre todo sobre la forma en que se construye la inteligencia y la conciencia; en donde el lenguaje ocupará una posición predominantemente fundamental, posición que lo diferenciará de sus previos y contemporáneos colegas quienes habían construido teorías mecanicistas y extrínsecas sobre el proceso de aprendizaje incluyendo, en cierta medida, a su contemporáneo Jean Piaget, quien sostuvo un enfoque más estructural e individualista en su estudio sobre la inteligencia. Vygotski, en cambio, asumió y desarrolló un enfoque sociocultural.

“En términos generales, la tesis individual en la construcción del conocimiento supone al individuo como protagonista en la elaboración del conocimiento. Se parte de la actividad del sujeto, quien en interacción con el medio físico y cultural construye ‘su realidad’”. Para ello, cuenta con un equipamiento cognitivo básico que le permite adquirir, elaborar, interpretar y utilizar el conocimiento. En tanto que desde la perspectiva sociocultural, el énfasis en el proceso de construcción del conocimiento se coloca en lo social; es decir, la elaboración del conocimiento no es producto de un individuo en particular, sino que es una creación social que comparten los miembros de determinado grupo, proporcionándole ideas, pensamientos, creencias, imágenes y pautas de comportamiento sobre ese “mundo compartido” (Sánchez, 2003).

En ese sentido, Vygostki considera importante diferenciar -de entrada- la conducta imitativa animal de la humana, estableciendo que no son procesos iguales y que comparaciones mecánicas son insatisfactorias, resultando consecuentemente criticables.

El aprendizaje y la imitación están pensados como procesos mecánicos puros.Pero recientemente, los psicólogos han demostrado que una persona puede imitar solamente aquello que está a su mismo nivel de desarrollo. Los niños pueden imitar una variedad de acciones que van más allá de sus propias capacidades. A través de las imitaciones, los niños son capaces de hacer mucho más en actividades colectivas o bajo la guía de los adultos” (Tomado de: Leyenda de los clásicos, 2000).

“Having made thought and speech independent and “pure”, and having studied each apart from the other, they are forced to see the relationship between them merely as mechanical, external connection between two distinct processes” (Vygostki).

Respondiendo al proyecto marxista, Vygotski se interesó por estudiar los procesos intrínsecos de la mente y no conformarse con las explicaciones extrínsecas prevalecientes. Lo social no es un entorno influyente, como propondrían Piaget y otros, sino que según Vygostki será un entorno determinante y determinado, constitutivo, en continua transformación activa por el sujeto. El entorno es cambiado por el sujeto, así como el entorno cambiará al sujeto en una relación estrecha, bilateral, continua y dialécticamente interactiva. Por tanto, la historia, como método investigativo así como como experiencia, es extremadamente importante en su teoría. Es así, no sólo para entender el lenguaje y la conciencia sino también para entender el desarrollo y los objetivos mismos de la Psicología, como disciplina científica.

“History is a science about the past, reconstructed by its traces, and not a science about the traces of the past” (Vygostky, 1927).

Posteriormente, Vygotski se propuso hacer su estudio desde la ciencia, desde el nicho mismo de la Psicología; asumiendo el problema metodológico para el estudio de las experiencias, actividades y las acciones internas. En todo esto, el método dialéctico sería crucial, no sólo en su proceso de construcción interna de la teoría sino en la aplicación transdisciplinaria que lograría eventualmente su teoría (luego de un largo período de censura stalinista). Las aplicaciones de su teoría socio-cultural de la mente son vigentes actualmente en múltiples áreas de especialidad psicológica como la Psicología Educativa (muy a propósito, pues Vygostki interesaba hacer una teoría pedagógica sobre la conciencia); la Psicología Industrial, Cognitiva, Escolar, Clínica, Psicométrica, entre muchas otras. También tiene aplicaciones transdisciplinarias hacia la Medicina, particularmente la Neurología y la Psiconeurología (fundada e implementada por su más ferviente colega y discípulo, Luria) y hoy día tiene serias implicaciones en las visiones críticas sobre los modelos de procesamiento de información paralelos al desarrollo e incremento de la nueva tecnología en nuestras vidas modernas.

En este ensayo se presentarán sus fundamentos sobre el lenguaje presentados en la obra Pensamiento y Habla, las aportaciones y críticas sobre su propuesta, así como las conclusiones que incorporan los retos futuros que implica su teoría socio-cultural de la mente, así como su particular abordaje sobre la mediación y el lenguaje.

El pensamiento vygotskiano en su obra Pensamiento y habla: la función del lenguaje y otros sistemas simbólicos.

Lev Seminovitch Vygostki dedicó su corta vida adulta (murió a los 33 años víctima de tuberculosis) al estudio de la complejidad del pensamiento humano, los procesos de la formación de la conciencia y ésta en sí misma como entidad y concepto cardinal.

Podemos resumir sus ideas de forma muy simple: El ser humano es un ser racional-cognitivo que usa y vive (con y desde) el lenguaje (instrumento de mediación); el lenguaje conforma su pensamiento; el pensamiento se convierte (conforma) en su conciencia; y la conciencia se construye dentro de las condiciones socio-históricas-culturales del entorno de cada persona a partir del lenguaje, que es medio y fin en sí mismo. Por ende, la conciencia es social, y con ello, la vida psíquica, intrínseca y extrínseca, de cada ser humano. Es así como Vygostki planteará que “el lenguaje no sólo es un medio de comprender a los demás, sino también de comprenderse a sí mismo” (Ramos, 2001).

Esta comprensión no sólo aplica a la singularidad de individuo, como bien declaraba ya en la antigüedad la expresión aristotélica, también avalada por Sigmund Freud, de “conócete a tí mismo”, sino también a su característica primordial que es la de ser una entidad psíquica social-histórica. Aunque esta segunda idea parece ser coincidente con otra expresión aristotélica: “El ser humano es un animal social”, en el sentido aristotélico dicha expresión se relacionaba específicamente con la esfera de la infra-estructura socio-política y en el caso de Vygotski su definición de lo social se referirá a la mediación que existe entre los seres humanos y el mundo a través del lenguaje y la acción transformadora para la construcción de la “psique”, que si bien incluye lo político no se limita solo a esto.

El ser humano se comunica mediante signos, símbolos y señas. La comunicación, ciertamente, ha sido objeto de estudio de la Psicología Social desde hace mucho tiempo, en estudios realizados por diversos teóricos que incluyen desde Charles Darwin hasta los más especializados y recientes, como Watzlawick, P. (1996), Saperas, E. (1997), Luhmann, N. (2001), Knapp, M. (1982), Habermas, J. (1981),Danhke, G. L. (1989), Bateson. G (2002), López, A., Parada, A. y Simonetti, F. (1984), Muchielli, A. (1998), Pearson, J.C. (1994), entre muchos otros. No obstante, el enfoque de Vygotski no se limita al aspecto comunicacional del lenguaje ni a la lingüística per se, sino que lo enfoca a identificarlo como elemento constitutivo de la conciencia, enfoque que lo acerca más, aunque no lo iguala, a otros teóricos como De Saussure (significador y significante,1966), Piaget (1968) y los estudiosos de la semiótica.

La tesis vygostkiana sobre la conciencia como esencia humana, plantea que el sujeto (la persona) no es un cuerpo controlado por reflejos fisiológicos ni un mero reflejo de su entorno social, sino un activo y transformador agente histórico de sus acciones y las de “los otros”. El ser humano “es” porque “se hace” gracias a la mediación que ocurre con el lenguaje. Su tesis de la contextualización de la conciencia se ve ejemplificada, precisamente, en su propia condición personal histórica, reconocida así por sí mismo. Siendo Vygotski un comprometido y convencido seguidor de las ideas de Marx, Engels, Lenin y Spinoza, pensadores pródigos cuyos planteamientos (específicamente de los tres primeros) dieron paso a uno de los más importantes episodios de la historia universal: la construcción de una sociedad “nueva” en la que como proyecto de una nación, se pudiera liberar al ser humano de condiciones de opresión económica, política, ideológica; lastre deshumanizante que ha perseguido fantasmagóricamente a la humanidad dividida en clases sociales por todos los siglos.

Ante la propuesta revolucionaria bolchevique, Vygotski asumió un rol activo, protagónico y comprometido, de aportar sobre la forma en que la educación, es decir, la formación de la conciencia, debía ser estudiada y revisada para cambiar, promover y desarrollar nuevos esquemas que fueran congruentes con las metas de liberación de la conciencia. Por esto, Vygostki debe ser considerado no como un psicólogo instrumentalmente educativo, a pesar del valor cardinal que le da a la alfabetización de la mente (la escolaridad y los procesos formales colaborativos de la educación entre adultos y niños) sino como un crítico intelectual y activista socio-histórico de la teoría y metodología de las ciencias como esfera de acción y aportación a los problemas de la sociedad (Kerr, 1997). Tampoco puede ser clasificado simplemente como un psicolingüista porque, a pesar del valor que otorga al lenguaje, su interés investigativo fue el de conocer, entender y explicar, no su estructura gramatical o fonética sino, el proceso de significación semiótica mediadora del mismo.

Para Vygostki era importante diferenciar lo que ocurre entre los animales y los seres humanos, alejándose de la tendencia “innatista o escencialista” muy dominante entre los pensadores de su época. Los seres humanos tenemos funciones inferiores y superiores; dos tipos de actividad que se complementan para producir la conciencia.

Los procesos inferiores son innatos e instintivos, y realmente no nos diferencian del resto de los animales. Los procesos superiores, en cambio, constituyen la diferencia fundamental; estos son los procesos socialmente desarrollados por efecto de la mediación que es nuestra “acción instrumental sobre el mundo” (Viseu, 2000). La mediación ocurre en el manejo de herramientas cognitivas, siendo el lenguaje la herramienta por excelencia, en el proceso de conocer, interactuar, moldear y modificar el mundo (los otros y nosotros/as mismos/as en relación con los demás).

Vygotski asume una posición contundentemente clara sobre la importancia del lenguaje en la formación de la conciencia y sus consecuencias semióticas, en cuanto a las significaciones o significados que el ser humano construye en su pensamiento sobre el mundo, los otros y sobre sí mismo. El ser humano es acción (que eventualmente Luria, su discípulo, llamará actividad en un significado aún más amplio), una de las formas más importantes de acción es la producción y uso del lenguaje, proceso que ocurre en interacción con otros seres humanos, por cuanto su naturaleza inherente es, indiscutiblemente socio-cultural. El lenguaje, dentro de nuestras capacidades cognitivas, constituye una herramienta psicológica que es medio y fin en nuestros procesos del desarrollo intelectual. Como herramienta (medio), el lenguaje es transformador del sujeto a la misma vez que es transformado por la persona en una relación dialéctica, dinámica, activa y ascendente. Como fin ulterior el lenguaje se interioriza eventualmente para constituir (emerger) la conciencia, por tanto, lo que somos es lo que “nombramos”, sea en lenguaje silente o en lenguaje interaccional externo (interactivo-comunicacional).

Algunas afirmaciones importantes vygostkianas sobre el lenguaje se resumen a continuación:

1. El lenguaje y el pensamiento deben ser estudiados en interacción, nunca por separado; en una relación permanente, ininterrumpida e interfuncional.

“The study of thought and language is one of the areas of psychology in which a clear understanding of intrfuncional relations is particularly important. As long as we do not understand the interrelation of thought and word, we cannot answer, or even correctly pose, any of the more specific questions in this area” (Vygostki, 1934).

-

Recommend to a friend

Califique este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Loading...Loading...

Para citar este artículo:

  • Vázquez, A. (2006, 24 de mayo). El estudio socio-cultural de la mente en el libro Lenguaje y habla de Vygostki: la función del lenguaje y lo social. Revista PsicologiaCientifica.com, 8(4). Disponible en: http://www.psicologiacientifica.com/vygostki-lenguaje


5 Comentarios para “El estudio socio-cultural de la mente en el libro Lenguaje y habla de Vygostki: la función del lenguaje y lo social

  1. Guillermo

    Me parece un análisis muy interesante sobre la teoría vigotskiana del lenguaje porque aclara ciertas ideas que son determinantes para el entendimiento de este genial psicólogo ruso.

  2. Carmen Ortiz

    Felicidades profesora, un ensayo excelente, obviamente no es para menos viniendo de usted. Este trabajo me ayuda grandemente a conocer un poco más de Vigostky y la función del lenguaje y lo social, del cual se habla muy poco en los cursos de psicología actual. Gracias y, por favor, continúe escribiendo, lo hace muy bien. Dios le bendiga y cariño sincero de una de sus primeras estudiantes que actualmente llegué a tener maestría en Consejería Psicológica y próximamente tomaré el Examen de Reválida, gracias a su pasión en el campo de la psicología transmitida hace mucho años a esta servidora.

  3. betty

    Su trabajo está muy bien elaborado, es corto pero cuenta con la información precisa y más importante. Soy estudiante de Psicologia y considero que la elaboración de este tipo de trabajos nos ayuda muchísimo para nuestra propia construcción.

  4. valentina

    Muy interesante el trabajo sobre la teoría vigotskiana del lenguaje pero no habla sobre las teorías del lenguaje que también son importantes. Es un buen aporte.

  5. carolina lopez

    Me parece una muy buena información pues gracias a ella aprendemos y hacemos conocer el lenguaje a aquellos que no lo conocen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>