Terapia Breve en un caso de autolesión no suicida
Psicología Clínica y Psicoterapia


  • Anapaula Garza-Laguera González
    Claudia Castro Campos
    Facultad de Psicología
    Universidad Autónoma de Nuevo León
    Monterrey, México

Resumen

  • La paciente fue una adolescente de 13 años de edad que presentaba conductas autolesivas. Se llevó a cabo un estudio de caso para erradicar dicha conducta y mejorar los patrones disfuncionales familiares que la propiciaban. El proceso terapéutico se llevó a cabo en dos fases: terapia familiar y terapia individual cognitivo-conductual. Los resultados de la batería de pruebas inicial indicaron deficiencias en autoestima, regulación emocional y control de impulsos y ansiedad, así como en la conducta asertiva. Seguido del tratamiento y según la segunda aplicación de los instrumentos de evaluación, se han encontrado mejoras en los patrones disfuncionales familiares así como en los niveles de autoestima, regulación emocional, control de impulsos, ansiedad y conducta asertiva. Las conductas autolesivas fueron erradicadas.
    Palabras clave: Autolesión no suicida (ANS), disfunción familiar, impulsividad, regulación emocional, autoestima.

 

Se habla de autolesión no suicida (ANS) cuando se lleva a cabo un daño corporal intencional sin buscar conseguir el suicidio (Nock, 2009), sin embargo, este tipo de conductas pueden ser fuertes predictores de intentos de suicidio futuros (Asarnow et al., 2011). Algunas formas en que comúnmente se manifiesta la ANS son el cortarse, quemarse, rascarse, golpearse, morderse e interferir con la sanación de heridas (Klonsky & Olino, 2008; Nock, 2009).

El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM), en su cuarta versión, consideraba las conductas autolesivas exclusivamente como un síntoma del trastorno límite de la personalidad, no obstante, en su quinta versión se le ha considerado como una condición independiente con su propia sintomatología. Sin embargo, no se descarta que ésta  puede presentarse en comorbilidad con otros trastornos como los del estado de ánimo, los de ansiedad, los alimenticios y el trastorno límite de la personalidad (Whitlock, Eckenrode & Silverman, 2006).

Esta problemática se presenta cada vez con mayor frecuencia, sobre todo en adolescentes y adultos jóvenes (Klonsky, 2011). Por otro lado, no se han encontrado evidencias que indiquen una mayor prevalencia de esta conducta entre la población del sexo femenino o masculino, sin embargo, sí se ha visto una diferencia entre los métodos de preferencia y la frecuencia en la conducta según el género. La población femenina suele preferir métodos como el cortarse mientras que la población masculina se sirve más de formas auto-lesivas como el golpearse a sí mismo. De igual manera se ha visto que las mujeres suelen llevar a cabo los actos auto-lesivos con mayor frecuencia que los hombres (Klonsky, 2011; Whitlock et al., 2006).

Causas y origen

Diversos modelos teóricos han propuesto explicaciones para la ANS. Desde la psicología, la ANS se concibe principalmente como un desorden de la regulación emocional, lo anterior con la evidencia de que es el motivo o función que con mayor frecuencia se ha reportado como causa de dicha conducta, seguido de la auto-devaluación que se propone como otra de las principales bases de dicha conducta (Klonsky, Oltmanns, & Turkheimer,  2003; Klonsky, Muehlenkamp, Lewis & Walsh, 2011).

Dentro de las ramas de la psicología existen postulados más específicos sobre las causas de la ANS. Los psicodinámicos, por ejemplo, consideran este tipo de autolesión como una manera de conseguir control sobre los impulsos sexuales y de muerte (Nock, 2009). Para los Cognitivos Conductuales el problema surge por una parte de pensamientos e interpretaciones negativas sobre uno mismo, otra parte es el o los reforzadores que han jugado un rol desde el inicio y en el mantenimiento de la ANS así como una deficiencia en las habilidades de solución de problemas (Guerry & Pristein, 2010; Klonsky et al, 2011; Washburn et al., 2012).

Desde una perspectiva social, la ANS se asocia con alienación y aislamiento social así como atribuciones desadaptativas a diversas experiencias sociales estresantes (Castille et al., 2007; Guerry et al., 2010). Por otro lado se proponen factores biológicos asociados a dicha conducta. Por ejemplo, la liberación natural de endorfinas al lesionarse puede ocasionar sentimientos agradables, lo que podría reforzar la conducta auto-lesiva. Sin embargo, dicha teoría no es del todo aceptada ya que la ANS suele relacionarse más con una forma de reforzamiento negativo (eliminar los sentimientos negativos) más que un reforzamiento positivo (causar placer o sentimientos positivos) (Klonsky, 2007).

Existen diversas funciones para la ANS como se enlistan a continuación en orden de mayor a menor frecuencia (Klonsky, 2011):

____________________________________________
1. Alivio en intensidad emocional
2. Decremento en emociones negativas
3. Obtener sensaciones
4. Auto-castigo
5. Aislamiento
____________________________________________

Comorbilidad

Anteriormente se concebía la ANS como un síntoma exclusivo del trastorno límite de la personalidad (TLP) debido a que con frecuencia se presentan ambas condiciones en un mismo sujeto, sin embargo ambas se pueden presentar de manera independiente, por lo que se considera que es más bien una posible comorbilidad (Klonsky et al., 2003). Se cree que debido a que ambas condiciones se relacionan con emociones negativas difíciles de regular, es que con frecuencia co-ocurren (Klonsky, 2007, 2009).

De igual manera y con mucha frecuencia, es que se encuentra comorbilidad entre ANS y trastornos alimenticios. Se considera que esto puede estar relacionado con que ambos son una forma de conducta auto-lesiva y ambos implican una especial atención en el cuerpo (Claes & Muehlenkamp, 2013). Se ha visto, además,  que la ANS puede co-existir con otros trastornos psiquiátricos como lo son la depresión mayor, algunos trastornos de la ansiedad como el trastorno de estrés post-traumático, trastornos relacionados al abuso de sustancias entre otros (Klonsky et al., 2011; Nitowski & Petermann, 2011).

Factores de personalidad asociados

Según Klonsky y colaboradores (2011), existen una serie de elementos que se asocian a la ANS, pues se ha visto que con frecuencia están presentes en las personas que manifiestan conductas autolesivas. Estos elementos son la emocionalidad, la auto-devaluación y la impulsividad.

Factores de riesgo

Existe un importante número de factores predisponentes para el desarrollo de la ANS  como se enlista a continuación (Klonsky & Glenn, 2009; Nock, 2009; Walsh, 2006; Whitlock et al., 2006):

Tabla 1
Factores predisponentes para el desarrollo de la autolesión no suicida.

factoresriesgo

Tratamiento y técnicas

Los datos empíricos que ofrecen lineamientos para el tratamiento de la ANS son limitados actualmente debido en parte a las complicaciones por aspectos éticos y legales de la investigación en este campo (Linehan, 2000), sin embargo, los tratamientos cognitivo-conductuales son los que se muestran más prometedores para lidiar con esta problemática (Muehlenkamp, 2006).

Dentro de esta línea se identifican dos principales estrategias de trabajo para la ANS debido a sus fundamentos teóricos. La primera es la Terapia en Solución de Problemas (TSP) de D’Zurilla y Goldfried (1971), pues se considera que los comportamientos de afrontamiento disfuncional son el resultado de un mal funcionamiento en el proceso de solución de problemas del individuo (D’Zurilla & Nezu, 2001). La segunda es la Terapia Dialéctica del Comportamiento (TDC) de Linehan (1993) que fue creada para tratar los síntomas del Trastorno límite de la personalidad, de los cuales la autolesión es uno de ellos (Muehlenkamp, 2006).

La Terapia en Solución de Problemas busca entrenar en estrategias y actitudes constructivas para resolver y/o lidiar con problemas con la finalidad de reducir la psicopatología y fomentar un comportamiento más funcional y sano y una mejor calidad de vida (Nezu, Nezu & D’Zurilla, 2012).

La Terapia Dialéctica del Comportamiento está basada en principios budistas, cognitivo-conductuales, de solución de problemas, y de entrenamiento en habilidades. El principio de esta terapia es el encontrar un balance entre alentar al paciente a hacer cambios funcionales en su vida y simultáneamente, a aceptarse a sí mismo. De cara a la ANS, una de las principales metas de esta terapia es la de reducir estos comportamientos ayudando al paciente a desarrollar nuevas herramientas y habilidades  de afrontamiento para lidiar con obstáculos motivacionales y promover la generalización de las nuevas habilidades fuera del entorno terapéutico (Muehlenkamp, 2006).

Existen otras formas de tratamiento a su vez prometedoras para el tratamiento de la ANS, entre estas se encuentran la entrevista motivacional, la regulación emocional, el entrenamiento en habilidades sociales, la terapia psicodinámica, estrategias de manejo del comportamiento y el medicamento, entre otras (Klonsky et al., 2011).

En este estudio de caso se busca utilizar las estrategias cognitivo-conductual y de terapia familiar para trabajar en un caso de autolesión con la finalidad de erradicar la conducta y mejorar los patrones disfuncionales familiares que la propician.

MÉTODO

Diseño

Se llevó a cabo un estudio de caso.

Participante

La participante L. J. fue una adolescente de 13 años de edad, de sexo femenino quién busco ayuda terapéutica en la clínica de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Nuevo León, referida por su escuela debido a un incidente de autolesión en dichas instalaciones. A su llegada, era estudiante de primer año de secundaria de una escuela púbica de Nuevo León. Actualmente vive con su madre y la pareja de su madre. Asiste a terapia debido a que presenta una conducta autolesiva de cortarse con navajas de sacapuntas, lo cuál según el DSM V calificaría como Autolesión no Suicida. L.J. menciona que su principal objetivo de terapia es trabajar la relación con su madre.

Descripción del caso

La paciente reporta el inicio de las conductas autolesivas aproximadamente 6 a 9 meses previos al inicio de la terapia. Fue referida por su escuela, dónde se descubrió a la paciente en un acto autolesivo que fue reportado a la madre con la sugerencia de buscar ayuda psicológica. Es la primera vez que L.J. recibe tratamiento psicológico. Previo a la terapia los únicos intentos de solución se refieren a conversaciones madre-hija que resultaron infructuosas. Se sostiene como hipótesis que el detonante de dichas conductas tiene que ver con situaciones familiares. Una de estas, es que la actual pareja de la madre se mudó a vivir con ellas desde hace un año, además, alrededor de las mismas fechas, la paciente fue informada por su madre sobre las conductas de abuso de sustancias que mantenía su padre desde la infancia de la paciente, que fueron parte de los motivos del divorcio.

Instrumentos de evaluación

Debido a la frecuente comorbilidad entre ANS y la depresión, se aplicó una adaptación en español del Inventario de Depresión Infantil (CDI) (Kovacs, 1992). Se utilizó la Escala de Ansiedad para Niños de Spence (SCAS) (Spence, 1997) para evaluar los niveles de ansiedad (Hernández-Guzmán et al., 2010). Dicha escala mide los trastornos de ansiedad en la infancia y adolescencia.

Como complemento para evaluar ansiedad y asertividad se utilizó la Escala de Miedo a la Evaluación Negativa (FNE) (Watson & Friend, 1969) en su adaptación de Girodo (1980). Se utilizó la Escala de conducta asertiva para niños y niñas (CABS)  (Michelson, Sugai, Wood & Kazdin, 1987) para evaluar la conducta asertiva en concreto y conocer el estilo de relación (asertivo, inhibido o agresivo) desde la infancia y hasta la adolescencia. Se trabajó a partir de la adaptación de la escala realizada por Segura, Mesa y Arcas (1997).

Debido a la frecuente comorbilidad entre la ANS y los trastornos de la conducta alimentaria, se utilizó el Cuestionario de Actitudes Ante la Alimentación Infantil (ChEAT) (Maloney, McGuire, & Daniels, 1988) adaptado al español. Dicha prueba evalúa la preocupación por la comida, modelos de alimentación y actitudes ante la comida en edades de 8 a 13 años.

Para evaluar las funciones de las conductas autolesivas, se utilizó una traducción del Self-Injurious Thoughts and Behaviors Interview (SITBI) (anexo 1.6) o Entrevista de Ideas y Comportamientos sobre auto-lesión (Nock, Holmberg, Photos & Michel, 2007). Dicha escala cuenta con cinco módulos que corresponden a cinco formas de autolesión. Debido a que no se tuvo acceso a una traducción validada en español, se realizó una traducción y se utilizó la prueba meramente como referencia para comparación por ítems y no en su forma de evaluación tradicional.

Para evaluar los tres factores que se asocian a la ANS, la emocionalidad, la auto-devaluación y la impulsividad se utilizaron las siguientes escalas:

Para evaluar regulación emocional se utilizó la Escala de Dificultades de Regulación Emocional, DERS  (Gratz & Roemer, 2004). Para evaluar factores de impulsividad se utilizó la Escala de Impulsividad de Barrat (BIS-11). Está constituida por tres subescalas: impulsividad motora, impulsividad cognitiva e impulsividad no planificada (Salvo & Castro, 2013).

Finalmente, para evaluar la auto-devaluación, se utilizó la Escala de Autoestima de Rosemberg desarrollada por Rosenberg (1965) para la evaluación de la autoestima en adolescentes.

Procedimiento

La terapia se llevó a cabo en una cámara Geselle dentro de la clínica de la Facultad de Psicología de la Universidad Autónoma de Nuevo León en el municipio de Monterrey, Nuevo León. Se trabajó con una serie de técnicas de terapia Cognitivo Conductual para conductas autolesivas y terapia familiar.

Tabla 2
Técnicas de terapia Cognitivo Conductual para conductas autolesivas y terapia familiar.

conductas autolesivas terapia familiar

Resultados

A continuación, se plasman los resultados de la batería de pruebas aplicadas previo y posterior a la terapia. El Cuestionario de Actitudes Ante la Alimentación Infantil (ChEAT), la Escala de Ansiedad para Niños de Spence (SCAS) y el Inventario de Depresión Infantil (CDI) no se mencionan a en los resultados debido a la ausencia de resultados significativos desde la evaluación inicial.

Figura 1
Resultados pre y post de la escala de conducta asertiva para niños

escala conducta asertiva

En la gráfica anterior puede notarse una calificación inicial de -4, lo que en función del nivel de asertividad, representa una conducta ligeramente inhibida ya que las puntuaciones totales de ésta escala oscilan entre el -25 que es la máximo inhibición y el 25 que representa conductas agresivas. En la segunda aplicación se observa un puntaje de 0, lo que representa una conducta asertiva.

Figura 2
Resultados pre y post de la Escala de Dificultades de Regulación Emocional.

Escala Dificultades

En la figura 2 se muestra el resultado de la escala DERS, dónde se obtuvo una puntuación inicial de 79, lo que representa un nivel medio de dificultades en la regulación emocional. En la segunda aplicación, se obtiene una puntuación de 39 que refiere a una muy buena regulación emocional. Lo anterior puesto a que las puntuación de la prueba oscilan entre los 36 y 180 puntos, dónde el 39 se acerca una puntuación mínima.

Figura 3
Resultados pre y post de la Escala de Autoestima de Rosenberg.

Escala Autoestima Rosenberg

En la figura anterior se puede observar una puntuación de 23 en la prueba inicial; dicha puntuación representa una autoestima baja, pues se considera que un puntaje menor a 25 es bajo, entre 26 y 29 es medio y entre 30 y 40 es elevado. En función de lo anterior es que se puede ver una autoestima elevada en la segunda aplicación de la prueba.

Figura 4
Resultados pre y post de la Escala de Impulsividad de Barrat.

Escala Impulsividad Barrat

En la figura 4 se muestra la puntuación obtenida es la escala de impulsividad. En la aplicación inicial se obtuvo una puntuación de 76 dónde el puntaje mínimo es de 30 y el máximo es de 120. Por lo anterior la puntuación obtenida sitúa a la paciente en un nivel medio de impulsividad. En la segunda aplicación se puede ver un decremento de 7 puntos en la puntuación, lo que refiere a una mejora en el control de impulsos.

Figura 5
Resultados pre y post del Inventario de Declaraciones sobre Autolesión.

Inventario Declaraciones Autolesion

En la figura anterior se presentan los ítems de la prueba SITBI que puntearon 1 o 2 en una escala likert del 0 al 2 en la aplicación inicial. La escala cuenta con 37 ítems de los cuales sólo 11 tuvieron puntaciones por encima del 0. Los ítems 1, 5, 14 y 27 que tuvieron la puntuación más elevada todos están relacionados con la función de liberar emociones negativas, reducir ansiedad y conseguir alivio, lo que habla de la principal función de la conducta de la paciente. Los ítems 3, 15, 16, 17, 18, 30 y 37 se relacionan con expresión de autodevaluación, y la expresión de la angustia emocional, que son otros elementos funcionales, aunque no los principales, de la conducta autolesiva. En la segunda aplicación, todos los ítems puntuaron con 0, lo que indica que al no haber funciones de dichas conductas, ya no existe un coportamiento autolesivo.

Figura 6
Resultados pre y post de la Escala de Miedo a la Evaluación Negativa.

EscalaMiedo Evaluacion Negativa

En la figura 6 se muestra la puntuación obtenida en las evaluaciones de la FNE. En la evaluación inicialmente se obtuvo una puntuación de 21, dónde un puntaje por encima del 19 representa un miedo a la evaluación elevado. En la segunda aplicación, se obtuvo un puntuación de 3, que se encuentra 18 puntuos por debajo de la anterior y muy por debajo del 19 (referente de puntuación elevada).

Figura 7
Resultados pre y post de la Pregunta Escala

Pregunta Escala

En la figura anterior se puede ver el pre y post de las preguntas escalas inciales tanto para L. J. como para su madre L., quién ha sido tomada en cuenta ya que formó parte del proceso terapéutico. L. J. comenzó en un 2 y en la sesión de cierre puntuó en un 9.9 (debido a la nostalgia de terminar dicho proceso), mientras que L. J. inició en un 3 y finalizó con un 10, lo que habla de una percepción de gran mejora por parte de las dos participantes.

DISCUSIÓN

La batería de pruebas aplicada a la paciente se seleccionó en función de lo que se ha considerado los principales elementos presentes en los casos de conductas autolesivas: la emocionalidad, la auto-devaluación y la impulsividad (Klonsky et al., 2011). De igual manera, se aplicaron escalas de asertividad, depresión, ansiedad y conductas alimentarias, ya que con frecuencia se han visto como factores asociados, de riesgo o comórbidos en la presencia de conductas autolesivas (Klonsky et al., 2011; Nock, 2009).

En la mayoría de las escalas anteriormente mencionadas se obtuvieron puntuaciones significativas en la aplicación inicial, lo que concuerda con lo mencionado en las bases teóricas utilizadas. Las escalas que no arrojaron resultados significativos fueron las relacionadas a trastornos comórbidos como la depresión, ansiedad y trastornos de la conducta alimentaria.

Lo anterior habla de una ausencia en comorbilidad con otros trastornos psicológicos comunes en dichos casos. Sin embargo, específicamente en cuanto a la ansiedad, aunque no se encontró presencia de un trastorno específico, si se pudo encontrar unos niveles elevados de ansiedad reflejado en miedos intensos a la evaluación negativa.

Según la teoría, lo mencionado anteriormente ha sido ya identificado puesto que la ANS se asocia con alienación y aislamiento social, desconfianza e inseguridades sociales así como atribuciones desadaptativas a diversas experiencias sociales estresantes (Castille et al., 2007; Guerry & Prinstein,  2010; Ross et al., 2009).

Por otro lado, se considera que los métodos terapéuticos utilizados (terapia familiar sistémica y terapia cognitivo-conductual) para el tratamiento de las conductas autolesivas fue adecuado y exitoso ya que en todas las pruebas aplicadas se obtuvieron mejoras significativas; lo que concuerda con lo encontrado en estudios e investigaciones previas (Muehlenkamp, 2006; Walsh, 2006).

CONCLUSIONES

Dentro del proceso terapéutico, se pueden notar cambios importantes en la conducta y emociones por parte de la paciente. Primero que nada, debido a la nueva fuente de apoyo que representó la terapia, se vio un decremento inicial en la frecuencia de las conductas autolesivas y en la única ocasión que se presentó una situación de autolesión, se utilizó un método menos dañino.

Por otro lado, en cuanto al trabajo familiar, que representó la primera fase del proceso terapéutico, se pudieron ver importantes avances en el cambio de actitud, disposición y participación activa de las partes involucradas. Lo anterior representó un gran cambio en la dinámica familiar puesto que anteriormente se daba poca importancia a las necesidades afectivas de la paciente y en la actualidad representan un elemento importante y meritorio de atención.

Durante la segunda fase de la terapia, se logró profundizar y consolidar los cambios obtenidos. Además de las evidencias obtenidas según la batería de pruebas, tanto L. como L. J. mencionan notar cambios sumamente importantes en sus vidas.

Es importante resaltar, que desde que se concluyó con la fase 1 de la terapia, no se presentaron más incidentes de conductas autolesivas, aunque la tentación seguía presente. Durante la segunda fase L. J. dejó de percibir la necesidad de recurrir a estrategias autolesivas para manejar sus emociones negativas.

El autoconocimiento, empoderamiento y el aprendizaje de diversas estrategias y recursos para el manejo emocional, suplieron por completo la necesidad de estrategias autolesivas para la paciente. Es importante aclarar que el trabajo con empoderamiento fue un elemento agregado a la terapia como un complemento, aunque no fue estudiado como tal; sin embargo, se vieron cambios positivos trabajando con dichos elementos que ameritarían una investigación más profunda.

REFERENCIAS

Asarnow, J. R., Porta, G., S pirito, A., Emslie, G., Clarke, G., Wagner, K. D., Viiello, B.,  Keller, M., Birmaher, B., McCracken, J., Mayer, T., Berk, B. & Brent, D. A. (2011). Suicide attempts and nonsuicidal self-injury in the treatment of resistant depression in adolescents: findings from the TORDIA study. Journal of the American Academy of Child & Adolescent Psychiatry,50(8), 772-781.

Castille, K., Prout, M., Marczyk, G., Shmidheiser, M., Yoder, S., & Howlett, B. (2007). The Early Maladaptive Schemas of Self-Mutilators: Implications for Therapy. Journal of Cognitive Psychotherapy, 58-71.

Claes, L., & Muehlenkamp, J. (2013). Non-suicidal self-injury in eating disorders: Advancements in etiology and treatment (1st ed., pp. 3-7). Springer Science & Business Media.

D’Zurilla, T. J. & Nezu, A. M. (2001). Problem solving therapies. En K. Dobson (Ed.) Handbook of Cognitive-Behavioral Therapies (2da ed.) (pp. 211–245). Nueva York: Guilford Press.

D’Zurilla, T. J., & Goldfried, M. R. (1971). Problem solving and behavior modification. Journal of Abnormal Psychology, 78, 107–126.

Girodo, M. (1980). Cómo vencer la timidez. Barcelona: Grijalvo.

Gratz, K., y Roemer, L. (2004). Multidimensional assessment of emotion regulation and dysregulation: development, factor structure, and initial validation of the difficulties in emotion regulation scale. Journal of Psychopathology and Behavioral Assessment, 26, 41-54. doi: 10.1023/B:J OBA.0000007455.08539.94

Guerry, J. D., & Prinstein, M. J. (2010). Longitudinal prediction of adolescent nonsuicidal self-injury: Examination of a cognitive vulnerability-stress model. Journal of Clinical Child & Adolescent Psychology39(1), 77-89.

Hernández-Guzmán, L., Bermúdez-Ornelas, G., Spence, S. H., González Montesinos, M. J., Martínez-Guerrero, J. I., Aguilar Villalobos, J., & Gallegos Guajardo, J. (2010). Versión en español de la Escala de Ansiedad para Niños de Spence (SCAS). Revista Latinoamericana de Psicología42(1), 13-24.

Klonsky E.D. & Olino T.M. (2008). Identifying clinically distinct subgroups of self-injurers among young adults : a latent class analysis. Journal of Consulting and Clinical Psychology 76, 22–27.

Klonsky, E. D. (2011). Non-suicidal self-injury in United States adults: Prevalence, sociodemographics, topography, and functions. Psychological Medicine, 41, 1981–1986.

Klonsky, E. D., & Glenn, C. R. (2009). Assessing the functions of non-suicidal self-injury: Psychometric properties of the inventory of statements about self-injury (ISAS). Journal of Psychopathology and Behavioral Assessment, 31, 215-219.

Klonsky, E. D., Muehlenkamp, J. J., Lewis, S. P., & Walsh, B. (2011). Nonsiucidal self-injury: Advances in psychotherapy. Massachusetts: Hogrefe Publishing.

Klonsky, E.D. (2007). The funciones of deliberate self-injury: A review of the evidence. Clinicas Psychology Review, 27, 226-239.

Klonsky, E.D. (2009). The funciones of deliberate self-injury in young adults who cut themselves: Clarifiyng the evidence for affect-regulation. Psychiatry Research 166, 260-268.

Klonsky, E.D., Oltmanns, T.F., & Turkheimer, E. (2003). Deliberate self-harm in a non-clinical populations: Prevalence ans psychological correlates. American Journal of Psychiatry, 160, 1501-1508.

Kovacs, M. (1992). Children’s Depression Inventory. Multi-Health Systems,Inc. Canadá. Pp.101.

Linehan, M. M. (1993). Cognitive-Behavioral Treatment of Borderline Personality Disorder. New York: Guilford Press.

Linehan, M.M. (2000). Behavioral treatments of suicidal behaviors: Definitional obfuscation and treatment outcomes. In R. W. Maris, S. S. Cannetto, J. L. McIntosh, & M. M. Siverman (Eds.), Review of Suicidology,(pp. 84–111). New York, NY: Guilford Press.

Maloney, M.J., McGuire, J.B. & Daniels, S.R. (1988). Reliability testing of a children’s version of the Eating Attitude Test. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 27, 541-543.

Michelson, L., Sugai, D. P., Wood, R. P., y Kazdin, A. E. (1987). Las habilidades sociales en la infancia. Barcelona: Martínez Roca.

Muehlenkamp, J. J. (2006). Empirically supported treaments and general therapy guidelines for non-suicidal self-injury. Journal of Mental Health Counseling28(2), 166-185.

Nezu, A. M., Nezu, C. M., & D’Zurilla, T. (2012). Problem-solving therapy: A treatment manual. Nueva York: Springer Publishing Company.

Nitowski D. & Petermann F. (2011) Nonsuicidal-self-injury: characteristics, assessment and risk factors. Psychother Psychosom Med Psychol61:6-15.

Nock, M. K. (2009). Why do people hurt themselves? new insights into the nature and functions of self-injury.Current Directions in Psychological Science18(2), 78-83. doi: 10.1111/j.1467-8721.2009.01613.x

Nock, M. K., Holmberg, E. B., Photos, V. I., & Michel, B. D. (2007). Self-Injurious Thoughts and Behaviors Interview: development, reliability, and validity in an adolescent sample. Psychological Assesment, 309-317.

Rosenberg, M. (1965). La autoimagen del adolescente y la sociedad. Buenos Aires: Paidós (traducción de 1973).

Ross, S., Heath, N. L., & Toste, J. R. (2009). Non-suicidal self-injury and eating pathology in high school students. American Journal of Orthopsychiatry79(1), 83.

Salvo G.L., & Castro S.A. (2013). Confiabilidad y validez de la escala de impulsividad de Barratt (BIS-11) en adolescentes.Revista chilena de neuro-psiquiatría51(4), 245-254. Recuperado en 05 de mayo de 2015, de http://bit.ly/29uL4bV

Segura Morales, M., Mesa Expósito, J. R. y Arcas Cuenca, M. (1997). Programa de competencia social Decide tú (A,B,C) y Habilidades Cognitivas. Educación Primaria. Materiales Curriculares Innova. Canarias. Consejería de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias.

Spence, S. H. (1997). Structure of anxiety symptoms among children: A confirmatory factor-analytic study. Journal of Abnormal Psychology, 106, 280-297.

Walsh, B. W. (2006). Treating self-injury: A practical guide. New York: The Guilford Press.

Washburn, J. J., Richardt, S. L., Styer, D. M., Gebhardt, M., Juzwin, K. R., Yourek, A., & Aldridge, D. (2012). Psychotherapeutic approaches to non-suicidal self-injury in adolescents. Child and adolescent psychiatry and mental health6(1), 1-8.

Watson, D. & Friend, R. (1969). Measurement of Social-Evaluative Anxiety. Journal of Personality and Social Psychology, 9, 371-385.

Whitlock J, Eckenrode J, Silverman D (2006). Self-injurious behaviors in a college population.Pediatrics 117, 1939–1948.


Califique este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (5 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Para citar este artículo:

  • Garza-Laguera, A. y Castro, C. (2016, 09 de julio). Terapia Breve en un caso de Autolesión no suicida. Revista PsicologiaCientifica.com, 9 (11). Disponible en: http://www.psicologiacientifica.com/terapia-breve-caso-autolesion-no-suicida


2 Comentarios para “Terapia Breve en un caso de autolesión no suicida

  1. Teresa de Jesus Bautista

    interesante artículo, felicito por compartirlo.

  2. Oniria Gutiérrez Ramos

    Que buen artículo a los autores: felicidades!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *