Reminiscencia e historia de vida: La atmósfera personal del anciano
Ciclo vital


  • Ángel Moreno Toledo
    Residencia de ancianos de Archidona
    Archidona, España

Resumen

  • La tarea del recuerdo, la evocación de las vivencias confortadas en un ciclo de vida extenso, florecido de muchos años, incorpora a la intervención geriátrica uno de los elementos más interesantes, beneficiosos y motivacionales dentro del abanico de técnicas aplicadas a este grupo de edad. La recuperación de experiencias pasadas, se asocia con positivos resultados en el logro del bienestar y la calidad de vida y ajuste del adulto mayor, así como mejoras satisfactorias en la esfera cognitiva, interactiva y del desarrollo personal.

    Palabras clave: Reminiscencia, historia de vida, recuerdo, terapia de la reminiscencia.



Todos los seres humanos tienen recuerdos, la vida se encuentra poblada de sucesos, acontecimientos, hechos, experiencias, acciones, que quedan clasificadas en la memoria de eventos remota o reciente; entrelazados, unos se centran en etapas tempranas, recuerdos de la infancia, los primeros años de la adolescencia, la juventud, otros son más recientes. Cada persona guarda un torrente de vivencias que pueden ser rescatadas por medio de objetos, grabaciones, fotografías, melodías, música, videos, imágenes, dibujos, texturas, lugares, olores etc. Existe un aliciente o facilitador, un “evocador” que haga recuperar dentro de la amplia gama de recuerdos uno en concreto, a consecuencia se puede iniciar una conversación, contar una historia, qué ocurrió en determinado año, afirmar cómo vivió el sujeto aquel suceso, qué consecuencias tuvo, cómo fue esa época, así como vincular sensaciones y emociones correlativas a estos acontecimientos vividos.

El valor terapéutico de la Terapia de Reminiscencia ha sido respaldado en muchas y variadas investigaciones, cuyo objetivo medía su usabilidad y eficacia en el uso del recuerdo sobre la calidad de vida del adulto mayor.

En ámbitos asistenciales e institucionales, la práctica de esta técnica arroja interesantes resultados que la sitúan como un ejercicio útil, fácil en el montaje, planificación y curso, altamente generosa en la obtención de resultados satisfactorios en un adecuado ajuste psicológico, social e incluso beneficioso en el estado anímico y funcionamiento cognoscitivo. La reminiscencia como práctica terapéutica puede ser propuesta tanto en sesiones grupales como individuales. Ofrece una conexión temporal, una continuidad manifiesta entre pasado y presente, controla aspectos positivos que pueden abarcar las experiencias placenteras del sujeto, sus logros y acontecimientos felices para transmitir un halo optimista, una fuente de sabiduría vital hacia otros o un estímulo a la evaluación de su trayectoria en el mundo, valorar, en definitiva, el curso y el sentido de la vida, interactuando para dar a conocer estos gloriosos momentos de la vida.

El formato de realización permite incorporar la intervención de los cuidadores, amigos o familiares de los participantes, aportando un nuevo punto de vista que pasará a enriquecer el contenido argumentativo del acontecimiento. Todas las ventajas de esta técnica recrean una intervención mucho más significativa y productiva en el trabajo con adultos mayores aquejados de algún proceso de demencia.

En algunos casos particulares, hay que considerar especialmente esta intervención con aquellas personas que hayan tenido una vida difícil o hayan pasado por situaciones traumáticas y de especial dolor, lo cual la retrospectiva de pasado puede aguardarles malos momentos y el olvido de estas experiencias es mucho mas viable que extraer un nuevo elemento negativo que repercuta considerablemente en su estado anímico actual.

Para evitar situaciones difíciles en el ejercicio, es necesario indagar al principio del acercamiento en la historia personal del sujeto para descartar estos sucesos que podrían perjudicar al individuo y al grupo. En contraposición a este caso, el paciente disfruta del recuerdo, la actividad de la reminiscencia reporta alta satisfacción en el adulto mayor, la narración en compañía o al terapeuta de los hechos de vida. Por otra parte, el paciente al hacer parte de la interacción grupal, siente “protagonismo” en ese momento, un regocijo de buenos momentos, aventuras, andanzas, lo dota de un sentimiento de valía, bienestar, satisfacción y autoafirmación que es muy adecuado en esta etapa de la vida, acercándose de este manera a su vida a la de los demás, pudiendo correlacionar vivencias pares (“eso me ocurrió a mí también” o bien “yo así mismo estuve allí” o “al igual que tú oía esta canción”) familiarizando las relaciones en la institución y proporcionando al adulto mayor alianzas y amistades entre los demás participantes. Esto permite descubrir puntos en común y, generalmente, se aprecia mucho más el curso, la trayectoria del sujeto como ser único con su (llamémosla analógicamente) caja de recuerdos archivados, catalogados por año, en dirección a degustar su nostálgico devenir en un debate que puede devolver la sustancia de aquellos maravillosos y lejanos años.

Reminiscencia e historia de vida en geriatría

La historia del sujeto se teje a medida que surge el relato continuado de acontecimientos, se considera a la historia vital como producto de un proceso amplio de reminiscencia, recuerdos que componen la totalidad de la vivencia del sujeto, incorpora elementos del presente y del futuro. Se atribuye a la elaboración de la historia vital del sujeto como fruto de un proceso amplio de reflexión, una elaboración cronológica. Defino por tanto, Historia de vida como la literatura de hechos íntimos, longitudinales, de acontecimientos significativos de gran carga emotiva, siendo la trayectoria vivencial del individuo enmarcada en su propio juicio interpretativo.

La reminiscencia como técnica, como una forma de “ir al recuerdo”, de recordar interpretando, el encadenamiento de sucesos en una dimensión temporal o una revisión de acontecimientos trascendentes en la vida del sujeto. Queda definido este proceso como la evocación de recuerdos, acontecimientos, hechos, vivencias, sucesos de la vida como un elemento de reflexión, de componente emocional y motivador, unido a un trabajo cognitivo que agrupa bajo unos elementos o materiales pasados, una vinculación retrospectiva y temporal de contenidos vitales en el individuo.

Siguiendo a Salvarezza (1988) alude a reminiscencia como una actividad mental organizada y compleja que posee una finalidad instrumental importantísima: la de permitir al sujeto reafirmar su autoestima cuando sus capacidades psicofísicas relacionadas comienzan a perder vitalidad. El nacimiento de la técnica viene de manos de Butler (1967) con trabajos denominados “revisión de vida”, desde su punto de vista, se trata de un proceso mental que ocurre de manera natural, en el cual se recuperan de la conciencia las experiencias pasadas y los conflictos sin resolver.

Bajo el prisma de Woods, Portnoy, Head y Jones (1992) queda analizada como el recuerdo verbal o silencioso de sucesos de vida del individuo, ya sea sola o dentro de un grupo de personas.

El trabajo con ancianos con demencia es objeto de amplias revisiones de la literatura, fue Kiernat (1979) el que determinó dirigir el estudio a personas con demencia.

Con el fin de proporcionar un ambiente cómodo y significativo, un espacio donde recrear la técnica de forma sencilla y práctica, enfocada lógicamente a los recuerdos positivos y placenteros, de debe considerar conjuntamente el trabajo de las facultades mentales y de las habilidades de interacción de los participantes. La facilitación de la comunicación es otra de las virtudes de la reminiscencia.

Los estímulos habitualmente utilizados para facilitar el recuerdo son:

– Visuales: fotografías, libros, revistas, álbumes

– Auditivos: música, grabaciones radiofónicas, canciones

– Táctiles: manipulación de objetos y texturas

– Gustativos: saborear antiguos platos, preparados

– Olfativos: desde flores, aromas, perfumes, fragancias

Reminiscencia

Imagen 1.  Estímulos asociados al recuerdo

Estos estímulos originan un instigo que puede ocasionar un recuerdo vinculado que se puede narrar a raíz del suceso e indagar en otros aspectos que pueden ser conducidos en un debate dirigido.

La revelación de experiencias proporciona al sujeto un enlace social con los demás participantes en la sesión, el que recuerda, somete sus experiencias a un escrutinio, a una valoración que posibilita un juicio en el individuo, aquellos logros, destapa puntos en común, expone hechos significativos y una mejora anímica en virtud de la felicidad que supone la rememoración de experiencias simbólicas.

La temporalidad de las sesiones se establece en formatos de sesiones semanales desde una duración de 60 a 90 minutos, en algunos casos se estima una sesión por semana, con una práctica prolongada en meses o incluso años o realizadas en un periodo mas breve de seis sesiones (Sheridan, 1991). El número de participantes en su versión grupal ha sido determinado en tres o cuatro o de seis a ocho, nunca con un número superior a diez, del mismo modo se considera la sesión individual.

La temática abordada en estas intervenciones ayudada de material del recuerdo, puede ser sostenida por una serie de temas que dan cabida a la presentación de recuerdos. Algunos de los temas asociados son: eventos importantes en la vida de la persona, graduación, la boda, trabajo, festividades, episodios infantiles, familias, lugares geográficos, juventud, nacimiento de hijos, amistades, tendencias, el primer amor, viajes, décadas etc. (Burnside y Schmidt , 1994).

Objetivos terapeúticos básicos

La terapia de la reminiscencia se considera un factor importante en el trabajo con personas con demencia, “el recordar” un elemento que todos realizamos y necesitamos a lo largo de nuestras vidas. Popularmente se alza como una de las mejores opciones en la intervención psicosocial y una estrategia actual muy eficaz en el trabajo con adultos mayores (Jonsdottir, Steingrimsdottir y Tryygvadottir, 2001), del mismo modo Capuzzi y Gross (1990) destacan la notoriedad de la técnica tanto en instituciones como en otras estancias.


Califique este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (6 votos, promedio: 4,67 de 5)
Cargando…

Para citar este artículo:

  • Moreno, Á. (2009, 06 de febrero). Reminiscencia e historia de vida: La atmósfera personal del anciano. Revista PsicologiaCientifica.com, 11(3). Disponible en: http://www.psicologiacientifica.com/reminiscencia-historia-de-vida-anciano


6 Comentarios para “Reminiscencia e historia de vida: La atmósfera personal del anciano

  1. Violeta

    Lo felicito por su trabajo porque siempre los psicólogos buscamos información para atender las poblaciones de nuestro país

  2. barbara

    Trabajo excelente: sugiero a usted y demás colaboradores a que en cada artículo inviten a los lectores a solidarizarnos con esta población tan vulnerable, especialmente el anciano campesino.

  3. MARTHA

    Felicitaciones por profundizar en la forma cómo podemos ayudar al adulto mayor a sentirse útil y tener una vida más plena. El adulto mayor necesita ser mimado, valorado y tenido en cuenta por su grupo más cercano de familiares y amigos. Es necesario crear una red psicológica que ayude a la persona a darse cuenta de que su experiencia, es vida para quienes lo rodean.

  4. raquel

    La reminiscencia es uno de los temas que más manifiesta el anciano. Y es muy bueno comprenderlo cuando el anciano recuerda, y expresa lo reconforta si lo escuchan con atención. Pienso que es una terapia muy acertada y felicito al dr. por su apreciación, excelente observador de la siquis de los seniles, a veces tan olvidados… GRACIAS! aún no he llegado a esa situación pero falta poco.

  5. rubiela parada

    Es un trabajo que ayuda a tener un reencuentro con el pasado del adulto mayor, donde muestra uno a uno sus vivencias mostrando que ellos dejaron un proyecto establecido y que los jóvenes pueden rememorar a través de sus narraciones la verdadera historia. Personalmente me ayudó mucho porque precisamente en mi país Colombia depto. Cundinamarca municipio Madrid vamos a trabajar en una semillas de investigación con el adulto mayor

  6. Pedro Enciso

    Qué bueno que hay gente que se interesa por las personas adultas, considero que se tiene que hacer mucho por este grupo de la sociedad que carece de ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *