Factores asociados a la empleabilidad de los psicólogos en San Luis Potosí
Psicología Organizacional


  • María Grisel Tovar Rodríguez
    Ismael García Cedillo
    Alfredo Méndez Ramírez

    Universidad Autónoma de San Luis Potosí
    San Luis Potosí, México

Resumen

  • Actualmente existe un alto índice de desempleo entre los jóvenes profesionales de México; los profesionales recién egresados viven la paradoja de contar con un mayor acceso a la educación, pero un menor acceso al trabajo profesional. La presente investigación analiza los factores que intervienen en la inserción al mundo laboral de los psicólogos, rescatando aquellos elementos que facilitan su empleabilidad. Se realizó un seguimiento a once egresados de cuatro generaciones distintas de una universidad de San Luis Potosí, elegidos de manera no probabilística, por oportunidad. Se aplicó una entrevista semi estructurada para indagar los factores que favorecen la inserción al mercado laboral y la representación social que construyen en torno a su profesión. Los resultados indican que contar con expectativas profesionales claras, informadas y realistas, facilita la empleabilidad. Adicionalmente, se encontró que contar con “contactos” dentro del ambiente laboral es más relevante que la trayectoria académica del individuo.

    Palabras clave: empleabilidad, mercado laboral mexicano, psicólogos, educación superior.



La empleabilidad se concibe como las posibilidades que tiene una persona para encontrar una ocupación en un mercado laboral que se encuentra en continuo cambio; implica que la persona cuenta con aptitud para encontrar, crear, conservar y enriquecer un trabajo (Guzmán, 2001).Tradicionalmente en México, la educación superior ha sido considerada como una vía directa de acceso a mejores condiciones de trabajo y de vida. Hubo un tiempo en que se tenía una fe ciega en que la educación era el mejor atajo para lograr la movilidad social, cuando el ingreso a la universidad era un verdadero privilegio solo de algunos cuantos. Sin embargo, con el paso del tiempo, el crecimiento poblacional y la situación económica del país, dicha movilidad social se ha ido invirtiendo radicalmente, siendo ahora los jóvenes profesionales en quienes las tasas de desocupación son las más elevadas del país, baste decir que superan entre 1.5 y 3 veces a las de personas con educación primaria  o sin instrucción (Albo, 2010)

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) indican que en el país las personas desempleadas en el primer mes del presente año sumaron 2.489.455 (5.27%),  de las cuales  936.532 (37.62%)  cuentan con estudios de bachillerato y licenciatura, siendo éste el índice más alto de desempleo entre la población económicamente activa, (PEA) (Instituto Nacional de Estadística y Geografía, INEGI, 2013). De acuerdo con lo anterior, una gran cantidad de jóvenes egresados del nivel de licenciatura pasan por largos periodos de subempleo o desempleo mientras encuentran un trabajo acorde a su preparación y necesidades.

A raíz de esta situación, el presente proyecto tiene los siguientes objetivos:

Objetivo general: identificar los factores que influyen primordialmente en la empleabilidad de los psicólogos recién egresados.

Objetivos específicos:

– Conocer  las condiciones de trabajo en las que se encuentran los psicólogos egresados.

– Analizar la percepción, satisfacción y expectativas que tienen los egresados acerca de su desempeño actual como psicólogos.

– Indagar los diversos factores que intervienen primordialmente en la obtención de un empleo.

En esta investigación se llevó a cabo un seguimiento a los egresados de la Facultad de Psicología, analizando los datos obtenidos mediante una entrevista semi estructurada a 11 psicólogos egresados de las generaciones 2006 a 2010.

Marco teórico

La relación educación-trabajo se empieza a estudiar en México en la década de los sesenta, a raíz de la incorporación de los planteamientos de la teoría del capital humano por  Theodore Schultz (1959). La esencia de la teoría del capital humano radica en concebir la educación y la capacitación como formas de inversión que producen beneficios a futuro en términos de mayores ingresos, tanto para los individuos educados como para la sociedad en su conjunto. Así pues, el gasto en educación no se percibe como ‘consumo’, sino más bien como una inversión orientada a elevar la calidad y productividad de la fuerza de trabajo y que, por tanto, contribuye al aumento de los niveles de ingresos futuros  (Schultz, 1981).

Lo más importante y destacable de esta teoría es la consideración que tiene de la educación como un factor de movilidad social y económica, es decir, a mayor educación, mayores ingresos. Sin embargo, este enfoque teórico muestra insuficiencias para explicar los supuestos del capital humano en una estructura económica y social heterogénea, como la mexicana, donde en la contratación laboral imperan más los factores étnicos o culturales que la escolarización formal, es decir, que influyen más otros factores como las relaciones familiares, los valores, la edad y el género, antes que los conocimientos obtenidos en la escuela, para conseguir un empleo.

«Ante la insuficiencia de la teoría de capital humano para explicar la compleja relación de educación-trabajo, surgen otros enfoques alternativos como la teoría de los mercados segmentados» (Méndez e Irepan. 2004 pág. 12). El supuesto fundamental de este enfoque consiste en reconocer que el mercado de trabajo no es del todo homogéneo sino que se encuentra dividido en varios sectores. Así, el mercado de trabajo constituye una diversidad de mercados con estructuras y características distintas entre sí. El papel que juega la educación de la fuerza de trabajo en cada uno de los mercados está marcado por esta diversidad (Ibíd.)

Los autores que han estudiado el fenómeno del trabajo profesional en los jóvenes, mencionan que una de las consecuencias del desfase entre el crecimiento de la matrícula de educación superior y el crecimiento del mercado de trabajo es que se crean altas expectativas en torno a la obtención de un título de licenciatura, tanto en los jóvenes como en sus familias, que al no ser satisfechas generan problemas de frustración al no poder encontrar un trabajo acorde con los estudios realizados. Todo parece indicar, pues, que la propensión  al desempleo entre los profesionales, y en general entre las personas con alto grado de estudios, se continuará acentuando, tal como lo muestran las últimas Encuestas  Nacionales de Ocupación y Empleo (ENOE), las que revelan que la comparación anual ha tenido un aumento en la tasa de desocupación (5.42% vs 4.90%) en enero de 2013 con relación a la del mismo mes de 2012, mientras que la de subocupación permaneció sin cambio en el periodo de referencia.

La licenciatura en Psicología se encuentra entre las carreras críticas mencionadas por la ENOE, con exceso de oferta de egresados, motivo por el cual se abordó este segmento de la población. Para intentar comprender la vivencia del psicólogo ante la compleja situación laboral actual, se recurrió al concepto de «representaciones sociales», que fue acuñado por Moscovici en los años sesenta, dando paso a lo que se conoce actualmente como Teoría de las Representaciones Sociales (TRS), la cual consiste en aquellos razonamientos de la vida cotidiana que proporcionan categorías para dar cuenta de la realidad y así formar las visiones sobre las personas, las cosas y los sucesos; es decir, se trata de la manera en que los sujetos sociales aprehenden su medio ambiente, es un conocimiento espontáneo, de sentido común y práctico.

Dada la amplia gama de esferas de la vida de los jóvenes profesionales que abarcan estas representaciones sociales, tomaremos  tres elementos básicos que influyen de manera directa con el presente tema de investigación:

a. Representación social del trabajo

b. Estrategias de inserción de trabajo

c. Percepción de los contenidos y habilidades revisados durante la  licenciatura.

Método

El presente estudio se estructuró bajo un diseño metodológico cualitativo, basado en la teoría fundamentada (Grounded Theory), específicamente se utilizó “el diseño sistemático” propuesto por Strauss y Corbin (1990 y 1998), para obtener finalmente como resultado la creación de teoría sustantiva.

La muestra se seleccionó de forma no probabilística y por conveniencia, se eligieron a los psicólogos que egresaron del año 2006 al 2010 de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí y que mostraron disposición para participar en el estudio, hasta cubrir el número total de sujetos requeridos para llegar al punto de saturación de las categorías; a continuación se muestran algunos datos básicos:

a. Edad: El rango de edad de los entrevistados va de 24 a 43 años; la mayoría de ellos se encuentra alrededor de los 26 años.

b. Sexo. Se entrevistaron a seis hombres y a cinco mujeres.

c. Su condición actual de empleabilidad no fungió como requisito para la selección de la muestra, por lo cual se trabajó con  un psicólogo desempleado, dos subempleados y ocho empleados.

Instrumento

Se utilizaron dos instrumentos, la observación no participativa y la entrevista semi estructurada (la cual se aplicó de manera abierta), constituida por 32 preguntas guía, algunas de las cuales se encuentran basadas en la Encuesta a los egresados universitarios en México en cooperación con el proyecto europeo  REFLEX (REFLEX-MEX), el cual pretende dar una idea de las competencias requeridas para satisfacer las exigencias del mercado laboral y algunas otras preguntas se construyeron a partir de la experiencia y resultados de trabajos como el de Figueroa et. al., (2010).

Procedimiento

Para la aplicación de las entrevistas semi estructuradas se identificaron varias categorías conforme se avanzaba en la recogida de los datos; se buscó hacer las entrevistas necesarias hasta llegar al punto de “saturación”, es decir, el punto a partir del cual ya no se obtenía nueva información relevante que contribuyera a la comprensión del fenómeno (Glaser & Strauss, 1964). Conforme se realizó una revisión exhaustiva de las trascripciones de las entrevistas (renglón por renglón), se fueron haciendo clasificaciones de las principales categorías; localizando cuatro categorías o temáticas que se repetían en cada una de las entrevistas, aunque las expresiones discursivas eran distintas entre cada sujeto, se referían al mismo fenómeno de estudio. El análisis de los datos se llevó a cabo a través del proceso de codificación completo (Hernández et al., 2006).

Resultados

A continuación se describen las cuatro diferentes categorías que se lograron extraer de la información recopilada:

Categoría I: Estrategias de inserción al trabajo: Dentro de esta categoría se examinaron las coincidencias encontradas en torno a las estrategias que utilizaron los entrevistados para ingresar al mundo laboral, así como también se obtuvo la principal motivación con que contaban para emplearse o, en su defecto, la ausencia de dicha motivación.

Categoría II: Condiciones del mercado laboral: Encontramos que las condiciones en que se encuentra el mercado laboral dificultan el ingreso de los psicólogos, refiriéndonos al exceso de competencia por una misma vacante con otras profesiones y a la falta de la experiencia con que egresan. A continuación se muestran algunos ejemplos:

batallé mucho para conseguir un trabajo, este, por la experiencia, porque no tenía experiencia, la edad también, salí de 22 años o sea también estaba, estaba joven y o sea, como que sí me ponían muchas, muchas dificultades por eso mm que era recién egresada…” (Alicia, 26 años. Psicopedagoga.)

“…hay contadores, hay administradores de empresas, hay licenciados en relaciones industriales, eh… hay otros psicólogos también de otras escuelas, de otras generaciones incluso, este la verdad pues todos peleando por un puesto, está muy, muy complicado, la verdad es que está muy competido” (Manuel, 26 años. Recursos Humanos).

Categoría III: Representación social del psicólogo: Podemos tomar en cuenta esta categoría como la de mayor importancia, sus propiedades se construyen con conceptos como “la idea que se tiene del psicólogo es arcaica y confusa”, “psicólogo de la enfermedad”, “recientemente la valoración del psicólogo ha mejorado mucho”; esta categoría se verbalizó con mayor expresión respecto a sentimientos negativos por parte de los egresados y que afectan su empleabilidad directamente.

Categoría IV: Preparación académica: En esta categoría se incluye la evaluación que los egresados hacen de su preparación académica, tomando en cuenta sus fortalezas y debilidades, así como el nivel de satisfacción de haber cursado la licenciatura de Psicología en la UASLP y la percepción de utilidad y aplicación en el mercado laboral de lo revisado durante la carrera. A continuación se agrupan los principales elementos que favorecen la empleabilidad:

También es importante mencionar que el desconocimiento de la situación actual del mercado laboral, es el primer obstáculo con que los psicólogos se topan al egresar, dificultando la entrada en el mundo laboral. En el siguiente fragmento se describe claramente:


Califique este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (7 votos, promedio: 4,43 de 5)
Cargando…

Para citar este artículo:

  • Tovar, M. G., García, I. & Méndez, A.(2013,  22 de agosto ). Factores asociados a la empleabilidad de los psicólogos en san luis potosí. Revista PsicologiaCientifica.com, 15(12). Disponible en: http://www.psicologiacientifica.com/factores-empleabilidad-psicologos


1 Comentarios para “Factores asociados a la empleabilidad de los psicólogos en San Luis Potosí

  1. ismael

    buena investigacion desde mi punto de vista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *