El duelo del aborto en adolescentes
Psicología Clínica y Psicoterapia


  • Claudia Ibarra
    Universidad Xochicalco
    México D.F., México

Resumen

  • El presente proyecto es una propuesta de trabajo con adolescentes que han vivido un aborto. Tomando en cuenta el aborto como una pérdida, se encamina a las participantes a través de varias sesiones a vivir los desafíos del duelo como lo describe Neimeyer, adaptando a cada desafió temas y ejercicios específicos relacionados con diferentes aspectos del aborto. Permitiendo al participante no solo asimilar de una manera más saludable su duelo, sino generar al mismo tiempo nuevas creencias y expectativas hacia las áreas de su vida que se vieron afectadas después de vivir esta experiencia. Además, las sesiones fueron llevadas a cabo en forma grupal con la intención de promover los factores curativos que implica este tipo de interacción.



En la actualidad, múltiples investigaciones citan las secuelas emocionales del aborto en adolescentes como pesadillas, culpa, tristeza, entre otros. Todo este conjunto de síntomas algunos autores lo denominan como el Síndrome Post Aborto (Schnake, 2000).

Cabe, además, mencionar el grado de disposición que marcan las estadísticas hacia suicidios, depresión y estrés en mujeres que han vivido abortos en su adolescencia (Reardon, 1993)

El propósito de este Proyecto es proporcionar un espacio a un grupo de adolescentes que han tenido un aborto, para compartir y superar las secuelas emocionales que se originaron a partir de este suceso de su vida.

Objetivos

General

- Favorecer la elaboración del duelo, proporcionar un ambiente empático a los integrantes y promover los factores curativos de grupo.

Específico

- Hacer un cuestionario a los miembros del grupo de las características y del estado en el que se dio cada uno de los abortos.

El duelo del aborto

Duelo: “Proceso personal cuyo reto fundamental es el intento de reconstruir nuestro mundo de significados” (Neimeyer, R.).

La anatomía del duelo

Estas son las fases de un proceso típico de duelo. Inicia con la anticipación o el conocimiento de la muerte del ser querido y se desarrolla a lo largo de una etapa vital de ajustes consecuentes (Neimeyer, 2000)

Evitación. La realidad de la pérdida puede ser imposible de asimilar, lo que puede evitar la plena conciencia de una realidad.

Asimilación. A medida que vamos absorbiendo gradualmente el impacto de la perdida, después de quedar desprotegidos por la conmoción y una vez externalizadas nuestra ira y evitación, empezamos a experimentar soledad y la tristeza con toda su intensidad, aprendiendo las duras lecciones de la ausencia.

Acomodación. Finalmente, la angustia y tensión característica de la fase de asimilación empiezan a ceder en la dirección de una aceptación resignada (Neimeyer, 2000).

Los desafíos del duelo

Neimeyer ha reformulado y desarrollado un conjunto de desafíos que la persona debe afrontar, haciéndolo de maneras diferentes en función de los recursos de los que dispone y de la naturaleza de la perdida que ha sufrido. De este modo, las perdidas significativas plantean una serie de desafíos continuados, a los que volvemos una y otra vez en etapas posteriores del viaje de la vida (Neimeyer, 2000).

1. Reconocer la realidad de la pérdida. Este desafió nos obliga a aprender la lección de la pérdida a un nivel intensamente emocional, a través de una serie aparentemente interminable de confrontaciones con las limitaciones que nos impone el daño que hemos sufrido, la ausencia de nuestro ser querido o la desaparición de un rol valioso que ayudaba a definir nuestra identidad.

2. Reconocer la realidad de la pérdida. Este desafió nos obliga a aprender la lección de la pérdida a un nivel intensamente emocional, a través de una serie aparentemente interminable de confrontaciones con las limitaciones que nos impone el daño que hemos sufrido, la ausencia de nuestro ser querido o la desaparición de un rol valioso que ayudaba a definir nuestra identidad.

3. Revisar nuestro mundo de significados. La experiencia de una pérdida importante suele minar las creencias y presuposiciones que habían sido hasta ese momento los ladrillos que sustentaban nuestra filosofía de la vida. Al enfrentarnos a un mundo que puede parecernos aleatorio, injusto, o incluso malévolo, podemos responder de diversas maneras, que determinan en última instancia como nos adaptamos a la pérdida nosotros mismos y quienes nos rodean.

4. Reconstruir la relación con lo que se ha perdido. Especialmente en los casos de muertes de seres queridos o de rupturas relacionales, los individuos afectados pueden sentirse obligados a “olvidar” a la persona que han perdido, partiendo de la idea equivocada de que deben “seguir adelante sin mirar atrás”. La muerte trasforma las relaciones, en lugar de ponerles fin.

5. Reinventarnos a nosotros mismos. En sentido casi literal, una parte de nosotros muere cada vez que perdemos a un ser querido. La necesidad de reinventarnos también esta íntimamente relacionada con la revisión de nuestro mundo de presuposiciones. A medida que vamos aprendiendo las lecciones de la pérdida, podemos afrontar nuestra vida con otras prioridades, con un criterio mas claro respecto a lo que es importante y lo que merece que le dediquemos nuestra atención (Neimeyer, 2000).

A continuación se presenta un cuadro realizando una comparación entre la propuesta de este proyecto y los desafíos del duelo de Neimeyer.

Tabla 1
Cuadro comparativo Neimeyer, Ibarra

aborto en adolescentes

Técnicas psicoterapéuticas

Con la intención de llevar a las participantes a afrontar los desafíos del duelo de Neimeyer, a través de una serie de procesos mas específicos elegidos de acuerdo con el proceso de duelo en un aborto, se eligió utilizar las Técnicas Gestálticas y Cognoscitivistas, específicamente la Terapia Racional Emotiva de Albert Ellis.

La situación de un aborto esta rodeada de una serie de prejuicios sociales, que la persona puede asimilar de diferentes formas, la visión cognoscitivista subraya la importancia de identificar estas creencias erróneas y compararlas con la realidad, mientras se logra un mejor manejo de las emociones, lo cual es fundamental en estas circunstancias. En la Psicoterapia Gestalt, Perls con “el aquí y el ahora” evidencia que el pasado es solo eso y no debe ser utilizado para justificar la manera en que nos manejamos en el presente. El método de la silla vacía, permite expresar los sentimientos escondidos, y movilizar las fuentes y capacidades de la persona en duelo, y continuar su desarrollo en nuevas direcciones, además de promover los factores curativos de grupo. Son estas las razones principales por las cuales se eligieron estas técnicas.

Gestalt

El enfoque psicoterapéutico que propuso Perls gira sobre dos puntos clave:

1. La concepción del individuo como totalidad (gestalt). Más aún, la realidad es una gestalt que abarca al individuo (el organismo), sus necesidades y su medio.

2. El énfasis en el aquí y ahora. El pasado y el futuro solo son importantes en cuanto a conductas, pensamientos o sentimientos actuales, es decir, que están ocurriendo en el momento presente.

Según Perls, el hombre tiende de un modo natural a completar su existencia. Sin embargo, la gestalt puede quedar incompleta, repitiendo la persona asuntos inconclusos del pasado en el presente, sin dejar que nuevas figuras afloren (aquí utiliza Perls el concepto de figura y fondo de la psicología guestáltica de la percepción). Los bloqueos que impiden alcanzar una plena integración son de cuatro tipos:

1.Retroflexión. Una función dirigida desde la persona hacia el mundo cambia de dirección y se dirige a la propia persona.

2. Desensibilización. Pérdida o disminución del impacto sensorial en uno mismo.

3. Introyección. La persona copia a otros significativos sin asimilación ni integración con el mismo.

4. Proyección. La persona atribuye a otros los atributos que rechaza o teme de si mismo.

Una de las labores fundamentales del terapeuta gestáltico, en su tarea de ayudar a las personas a superar esos bloqueos, es promover el “darse cuenta”: la conciencia total sobre uno mismo y el medio, sobre el fluir de las emociones y el sentir el aquí y ahora. La continuidad del darse cuenta supone la primacía del presente. Esta primacía del presente es un elemento esencial de la terapia gestáltica: ayuda al paciente a alejarse de los “por qué”, y acceder al “para qué” y “cómo” de su comportamiento. El terapeuta ayuda a evitar la verborrea, la especulación y las interpretaciones sin fin considerando que estas son incompatibles con la captación de las experiencias inmediatas.

Un punto muy importante de esta terapia es el de la valoración de la responsabilidad, por el que se invita a la persona a hacerse responsable de su conducta –pensamientos, sentimientos y acciones-, incluso si esta es negativa.

Entre los ejercicios terapéuticos de la gestalt están:

La Silla Vacía: Se trata de situar frente a la persona una silla vacía donde se coloca imaginariamente a la persona con la que tenga el conflicto o bien un aspecto de sí misma rechazado, estableciendo un diálogo que le lleve a la resolución del conflicto o a la integración del aspecto rechazado.

Otro de los recursos con los que cuenta el terapeuta gestáltico son las fantasías dirigidas que nos sirven para explorar temores, darnos cuenta de lo que nos pasa y, a menudo, a encontrar soluciones a situaciones aparentemente sin salida. (Martorell, 1996).

Cognoscitivismo

Terapia Racional Emotiva: A. Ellis. El objetivo de esta terapia es la manipulación de los procesos cognitivos disfuncionales, representados en actitudes irracionales y sistemas de creencias irracionales, asociados a conclusiones falsas.

Para lograr este objetivo, Albert Ellis sustituyo la escucha pasiva por una actitud claramente activa y directiva, con la que establecer el diálogo con el paciente acerca de las ideas y creencias, es decir, su filosofía, en las que este basa su comportamiento.

Detrás de este planteamiento esta la consideración de que el pensamiento y la conducta irracionales pueden ser combatidos directa y conscientemente. Para la terapia racional emotiva, las alteraciones psicológicas se explican por la tendencia de los seres humanos a realizar evaluaciones de carácter absoluto y dogmático que dan lugar a un conjunto de creencias irracionales.

En lo referente a las emociones, Ellis propone que entre los hechos y la emoción se da una autocharla, es decir, que la persona se dice algo a sí misma, interpreta el suceso y de ahí proviene la emoción, no del propio suceso. A esto llama Ellis el modelo ABC:

A: Hechos y sucesos
B: Autocharla
C: Emociones

Las técnicas terapéuticas de Ellis se basan principalmente en la discusión de las creencias irracionales. Los aspectos lógicos y filosóficos son muy tenidos en cuenta. La discusión que propone Ellis se realiza a través de cuatro estrategias:

1. Detectar las creencias irracionales, particularmente las que se expresan como “debería”.

2. Debatir con el paciente hasta el momento en que este reconozca tanto la inexactitud de sus creencias irracionales como la verdad de las alternativas racionales.

3. Diferenciar entre valores relativos (deseos) y absolutos (necesidades).

4. Definir mejor verbalmente los términos que afectan sus creencias.

El haber sido eficaz en el trabajo terapéutico supone haber demostrado al paciente que él origina su perturbación y haberle convencido de que logre en su lugar un conocimiento más eficaz (Martorell, 1996).

Creencias irracionales básicas

1. La idea de que es una necesidad extrema para el ser humano ser amado y aprobado por cada persona.

2. La idea de que para considerarse a uno mismo valioso se debe ser competente, suficiente y capaz de lograr cualquier cosa en todos los aspectos posibles.

3. La idea de que cierta clase de gente es vil, malvada e infame y que deben ser seriamente culpabilizados y castigados por su maldad.

4. La idea de que es tremendo y catastrófico el hecho de que las cosas no vayan por el camino que a uno le gustaría que fuesen.

5. La idea de que la desgracia humana se origina por causas externas y que la gente tiene poca capacidad, o ninguna, de controlar sus penas y perturbaciones.

6. La idea de que si algo es o puede ser peligroso o temible se debería sentir terriblemente inquieto, por ello, deberá pensar constantemente en la posibilidad de que esto ocurra (PSINET, 2003).

Auto-aceptación Incondicional. Él dice que en la TRE, nadie es rechazado, aun sin importar cuán desastrosas sean sus acciones, y debemos aceptarnos por lo que somos más que por lo que hemos hecho. Una de las formas que menciona para lograr esto es convencer al paciente de su valor intrínseco como ser humano. El solo hecho de estar vivo ya provee de un valor en sí mismo (Martorell, 1996).

Factores curativos de grupo

“Una alegría compartida es doble alegría, una preocupación compartida es media preocupación”. Este viejo refrán expresa la esencia del trabajo de duelo en grupo. Poder compartir los sentimientos con otros es crucial para el crecimiento de una persona. Así que hay muy poca duda de que si existe un beneficio de estar en un grupo de duelo. (Leick, 1991).

Algunas de las personas que viven un duelo no resuelto sienten que si comienzan a llorar, no podrán detener sus lágrimas. En el grupo, ellos son testigos una y otra vez, de que aquellos que liberan sus lágrimas solo pueden llorar por un máximo de diez o quince minutos. El cuerpo se relaja y el llanto cesa. Este ejemplo muestra como el grupo de duelo provee un marco para el trabajo de duelo que en manera individual no sucede (Leick, 1991).

Para la mayoría de la gente, el grupo se convierte en un refugio donde hay lugar para emociones y donde hay ayuda para comprender la confusión que puede surgir durante el trabajo de duelo. Un proceso saludable de duelo retoma las emociones para poderlas dejar ir. La atmósfera de grupo provee apoyo en este proceso (Leick, 1991).

Actividades propuestas

Sesión inicial

El objetivo de la primera sesión fue clarificar los lineamientos y objetivos del grupo e iniciar un proceso de identificación entre los miembros de este.

Después de establecer estos lineamientos, cada participante tuvo oportunidad de presentarse ante los demás miembros del grupo.

- Inventario de Datos Generales

Al final de la sesión inicial se tomo un tiempo para que las participantes llenaran el inventario de datos generales. El objetivo fue identificar diferencias e igualdades en las formas en que se presentaron cada uno de los abortos.

- Compartir su historia

Cualquiera tiene una necesidad natural de hablar acerca de una situación estresante. La experiencia se puede comparar a una carga. Entre más detalles obtengamos, lo más que liberamos la carga. En un suceso traumático, frecuentemente relatamos nuestra experiencia muchas veces para deshacernos de la carga. Es importante comenzar prácticamente todos los cursos de terapia de duelo, al pedir a nuestros clientes que recuenten la pérdida en detalles. Esto da una excelente base para detectar el anclaje del paciente y planear las siguientes intervenciones, considerando un anclaje como los estímulos que provocan reacción de ansiedad (Leick, 1991).

La investigación sugiere que la capacidad para compartir con otras personas los propios sentimientos e historias sobre la pérdida tiene propiedades curativas. Los supervivientes de acontecimientos traumáticos que pueden confiar a otros su experiencia presentan mejoras en su salud física y psicológica, van menos al médico, tienen menos signos de estrés y dicen sentirse menos deprimidos y superados por su desgracia (Neimeyer, 2000).

-

Recommend to a friend

Califique este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (5 votos, promedio: 4,60 de 5)
Loading ... Loading ...

Para citar este artículo:

  • Ibarra, C. (2004, 15 de octubre). El duelo del aborto en adolescentes. Revista PsicologiaCientifica.com, 6(9). Disponible en: http://www.psicologiacientifica.com/duelo-aborto-adolescentes


6 Comentarios para “El duelo del aborto en adolescentes

  1. SANDRA

    Me parece que este proyecto abarca los aspectos más fundamentales para el tratamiento de las mujeres que han pasado por este episodio, ya que las psicoterapias integran todo los aspectos tanto emocional como cognitivo. Es un material muy nutrido. Felicitaciones.

  2. Aidaly Beltran

    Es un articulo EXCELENTE en toda la extensión de la palabra. Es magnífico, esta muy ampliado, muy bien estudiado, sobre todo. Me agrada la manera en que se explican los sentimientos, se siente la dedicación. Es un tema que, para mí, es controversial. Es el mejor artículo, hace tomar conciencia y reflexionar acerca de el caso del aborto. Muy buen artículo.

  3. estudiante ecuador

    Bueno, en primer lugar quiero felicitar a el(los) autore(s)de este artículo, ya que ayuda mucho a reflexionar y a comprender que el aborto no es el mejor método para este problema, siempre hay algo más que hacer sin tener que quitarle la vida a un ser que aunque no ha nacido no tiene la culpa de nada y merece la vida como todos nosotros .

  4. LUZ MARIA

    El trabajo es un proceso de intervención perfectamente fundamentado, bien desarrollado y reportado. Me sirve como modelo, ya que estudio psicología. Felicidades a la autora. El tema elegido me parece muy importante para nuestra realidad.

  5. Dalila Esquivel

    Me parece un tema muy interesante, y enriquecedor profesionalmente las técnicas son excelentes, funcionan muy bien en mujeres en general pero las aplicare en grupos específicos de adolescentes, gracias por tu aporte hacia la humanidad.

  6. Evelyn

    Excelente informacion, bastante amplia, que sirve de guía para enriquecerla si es que asi lo deseamos. En lo personal excelentisima..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>