Divorcio y salud en hombres. Análisis de género
Psicología de la Familia


  • Rocío Soria Trujano
    Facultad de Estudios Superiores Iztacala
    Universidad Nacional Autónoma de México
    México D.F., México

    Lizbeth Noemí Cielo Torres
    Facultad de Estudios Superiores Iztacala
    Universidad Nacional Autónoma de México
    México D.F., México

    Cynthia Zaira Vega Valero
    Ciudad Universitaria (CU)
    Universidad Nacional Autónoma de México
    México D.F., México

Resumen

  • Los estereotipos de género pueden tener efectos diferentes sobre la salud de hombres y mujeres, al enfrentarse a diferentes estresores. Sin embargo, en ambos géneros se pueden presentar síntomas depresivos. Uno de los factores asociados a la depresión es el estado civil, siendo que los varones viudos o divorciados manifiestan mayor incidencia de este trastorno, debido a la ruptura familiar y al hecho de tener que enfrentar presiones económicas relacionadas a la manutención de sus hijos. En este sentido, es muy importante que los hombres divorciados cuenten con apoyo social para afrontar de la mejor manera la situación estresante por la que atraviesan. Así, el presente trabajo tuvo como objetivo evaluar la incidencia de depresión y estrés, así como el apoyo social, en hombres divorciados. Se evaluaron 125 hombres divorciados, residentes de la ciudad de México y área Metropolitana, en cuanto a las tres variables de interés. Se utilizó el Inventario de Depresión de Beck, el Inventario Índice de Estrés Cotidiano y una Escala de Conductas de Apoyo Social. Los datos indicaron que la mayoría de ellos mostró un nivel moderado de depresión, de estrés y de apoyo social. Se hace un análisis con base en perspectiva de género.

    Palabras clave: Depresión, estrés, apoyo social, género.



Hay algunas investigaciones (Ciranowsky, Frank, Young & Shear, 2000; Gaytán, 1997; Matud, Guerrero y Matías, 2006; Sweeting & West, 2003) que indican que las mujeres tradicionalmente han sido diagnosticadas con mayor frecuencia con problemas de salud mental que los hombres; que son ellas las que presentan por ejemplo, más síntomas de depresión, los cuales pueden reportar a lo largo de toda su vida.

La Organización Mundial de la Salud (2005) indica que el género determina el control que tienen los hombres y las mujeres sobre los determinantes socioeconómicos de sus vidas y su salud mental; que hay diferencias de género en trastornos mentales como la depresión, predominando en las mujeres, lo que convierte a este síntoma en un serio problema de salud pública, esperándose que en el año 2020 la depresión sea la segunda causa de discapacidad mundial, siendo dos veces más común en el sexo femenino. Esta misma organización resalta el hecho de que la presión ejercida por las múltiples funciones que deben desempeñar las mujeres, la discriminación de género y los factores asociados con la pobreza, el hambre, la malnutrición, el exceso de trabajo, la violencia doméstica y los abusos sexuales, explican la deficiente salud mental de las mujeres.

Matud, Guerrero y Matías (2006) hacen hincapié en que la mujer tiene mayor vulnerabilidad a la depresión por su menor estatus social y menor poder, así como por la interiorización de las expectativas asociadas a los roles femeninos tradicionales; porque aprenden a ser indefensas y generan imágenes de sí mismas y expectativas negativas que limitan sus repertorios para afrontar las situaciones estresantes, todo ello apuntando a una escasa relevancia de factores biológicos como indicadores de las diferencias de género. Además, señalan que, aunque el matrimonio y la crianza y educación de los hijos implican más carga de trabajo para las mujeres que para los hombres y que ello tiene efectos sobre la salud psicológica de aquéllas, hay que reconocer los factores que se asocian con la doble carga de trabajo femenina: tipo y condiciones de trabajo, número de hijos, relación con el cónyuge y el reparto de carga doméstica.

García (2005) opina que los roles sociales asignados socialmente a los hombres y a las mujeres pueden repercutir de manera diferente en la salud de ambos géneros, los cuales se ven sometidos a fuentes de estrés diferentes tanto en el ámbito laboral como en el familiar, puesto que las mujeres pueden desempeñar tareas similares a las de los hombres en el campo de trabajo; sin embargo, además, deben cubrir responsabilidades maternales y hogareñas.

No obstante, no habrá que reducir importancia a los problemas de salud mental de los hombres. El hecho de que muchos de ellos muestren irritabilidad, problemas para conciliar el sueño, desinterés por el trabajo y/o actividades recreativas, no significa que se deba sólo a fatiga. Pueden tener problemas de salud debidos a altos niveles de estrés y presentar depresión. En algunos estudios (Bernal, Varas, Bonilla, Santos y Maldonado, 2006; Galletano, 2001) se han obtenido datos que indican que los hombres manifiestan depresión con desinterés sexual, incapacidad laboral, insomnio, menor funcionalidad, siendo que esta sintomatología apunta hacia externar sus conflictos, mientras que las mujeres presentan sintomatología con dirección interna: problemas psicosomáticos. Los hombres, por cuestiones culturales, tienden a hablar más sobre los síntomas físicos de su depresión como el sentirse cansados, en vez de hablar de aquellos relacionados con sus emociones.

Matud, Guerrero y Matías (2006) mencionan que los varones tienden a abusar del alcohol y de otras drogas cuando están deprimidos, negando que padecen este trastorno debido a que a ellos se les fomenta a no expresar sentimientos de vulnerabilidad, a requerir más reconocimiento social y a ser más competentes que las mujeres, así como a demostrar constantemente su virilidad. No obstante, esto no significa que no se depriman, lo que sucede es que experimentan, afrontan y expresan el malestar emocional de manera diferente a como lo hacen las mujeres. Este hecho puede explicar por qué las estadísticas muestran mayor incidencia de depresión en mujeres.

Sandín (2003) resalta la importancia de las amenazas de la sociedad moderna para la salud: competitividad laboral, el tránsito, el ruido, las relaciones de pareja, la educación de los hijos, etcétera. Todo ello afectando no sólo a las mujeres sino también a los hombres, pues, si el organismo es incapaz de controlar los estresores sociales y psicológicos, puede desarrollar alteraciones cardiovasculares, hipertensión, úlceras, dolores musculares, jaquecas, depresión, y otros problemas de salud.

Por otro lado, hay estudios (Berenzon, Tiburcio y Medina (2005); Clemente, Córdoba y Gimeno, 2003; Matud, Guerrero y Matías, 2006) que revelan que el estado civil es un factor importante para la presencia de sintomatología depresiva, pues se ha encontrado que los hombres solteros se deprimen más que los casados, y que los que no tienen hijos manifiestan más problemas emocionales que los que sí los tienen. Sin embargo, para el caso de los varones, una variable que tiene más efectos sobre su estado de ánimo es la de tipo económico: un bajo nivel socioeconómico afecta más a los varones que a las mujeres. A ellos les afectan mucho más los problemas económicos y laborales y a ellas los de tipo afectivo que implican relación con otras personas (muertes, enfermedades o sucesos adversos que les ocurren a individuos dentro de sus redes sociales).

El estado civil puede tener más ventajas para un género que para otro. Los hombres se benefician del matrimonio puesto que éste tiene un efecto protector, en el sentido de que son atendidos y por esta razón se ven muy afectados por un divorcio. En lo que respecta a las mujeres, este efecto protector no se percibe debido a que el matrimonio puede implicar una sobrecarga, sobre todo en aquellos hogares en los que hay problemas económicos y no se cuenta con la ayuda de alguna trabajadora doméstica y/o con aparatos electrodomésticos y con una persona que cuide a los hijos, todo lo cual puede ayudar a hacer menos pesadas las responsabilidades del hogar (Matud, Guerrero y Matías, 2006).

Berenzon, Tiburcio y Medina-Mora (2005) han reportado datos obtenidos con población mexicana (555 hombres y 600 mujeres) que señalan que se observó mayor incidencia de depresión en hombres viudos, separados o divorciados, que en los solteros y casados. En el caso de las mujeres, los datos indicaron que hubo mayor incidencia de depresión que en los hombres, si ellas eran separadas, divorciadas o viudas, afectándoles mucho la ruptura familiar. Los varones casados y los que nunca se habían casado no mostraron diferencias significativas. Sin embargo, en los solteros se encontraron tasas más bajas del trastorno que en las mujeres solteras y en éstas se observaron tasas más altas que en las mujeres casadas. En general, se confirmó que hay mayor incidencia de depresión entre las mujeres.

En el caso específico del divorcio, la ruptura familiar separa a los adultos y modifica la estructura de la familia. Muchas veces, esta ruptura no se lleva a cabo de manera pacífica y existe entonces un proceso que De la Cruz (2008) menciona como “alienador”, por medio del cual un progenitor transforma la conciencia de sus hijos para no permitir un vínculo con el otro progenitor. El padre que es alejado de sus hijos en este proceso, presenta el Síndrome de Alienación Parental (SAP) que en casos de daño moderado le provoca sentimiento de desarraigo, soledad, frustración, angustia, irritabilidad, bajo rendimiento laboral, estrés y depresión. En los casos de daño grave, hay manifestaciones de marcada angustia, crisis de llanto, ideas suicidas, enojo, impotencia, inseguridad, desorientación, insomnio, trastornos físicos crónicos, bajo rendimiento laboral y depresión que puede llegar a ser severa.

Ahora bien, el impacto acumulativo de los sucesos estresantes tiene efectos sobre la salud de las personas, pero éstos dependerán de como perciba el individuo al evento estresor, de su capacidad para controlar la situación, de su preparación para afrontarla, y de la influencia de los patrones de conducta aprobados por la sociedad. Los individuos emplean diferentes habilidades, capacidades y recursos personales y sociales (familiares, amigos, etcétera) para afrontar las situaciones que los estresan (Lazarus y Folkman, 1986; Sandín, 2003) y el apoyo social adquiere importancia en esta tarea.

Sarason, Shearin, Pierce y Sarason (1987; citados en Gómez, Pérez y Vila, 2001) refieren que una relación de apoyo implica una relación de aceptación y amor en la que los individuos perciben que son valorados, que alguien se preocupa por su bienestar.

Gómez, Pérez y Vila (2001) resaltan la importancia de que los individuos estén integrados socialmente, de que perciban que son valorados y que podrán recibir ayuda en caso necesario. Mencionan que la disminución o ausencia de recursos de apoyo social se han vinculado con enfermedades, depresión y suicidio.

Hay datos que indican que el sentimiento de pertenencia a un grupo que tiene un individuo, le ayuda a disminuir la vulnerabilidad tanto física como psicológica, al estrés (Berkman, 1984; Berkman, 1995; Taylor y Repetti, 1997; citados en Gómez, Pérez y Vila, 2001).

El apoyo social puede ser un promotor de la salud tanto física como psicológica, siendo menor el riesgo de presentar sintomatología depresiva si se cuenta con relaciones familiares y sociales en general, que aporten apoyo.

Así surgió el interés por realizar el presente estudio cuyo objetivo fue evaluar la incidencia de depresión y estrés, así como el apoyo social, en hombres divorciados.

Participantes

Se evaluaron a 125 hombres divorciados con hijos, empleados asalariados. La escolaridad mínima de ellos correspondió al nivel primaria. Todos residían en el Distrito Federal o Área Metropolitana de la ciudad de México. Se les contactó por vía de familiares, amistades y de relaciones vecinales, y su colaboración fue voluntaria.

Instrumentos

– Inventario de Beck (1983)

Consta de 21 ítems que evalúan síntomas cognoscitivos relacionados con estados depresivos. El participante evaluado elige la frase que se aproxime más a cómo se ha sentido durante las últimas semanas.

– Inventario Índice de Estrés Cotidiano

Este instrumento está formado por 58 enunciados con opciones de respuesta que van desde “no ha sucedido en las últimas 24 horas” hasta “me causó pánico”. Este inventario fue evaluado anteriormente por Nava, Anguiano y Vega (2004) en un estudio de fiabilidad con Alfa de Cronbach de 0.9219; en el presente estudio se obtuvo la confiabilidad de 0.9754. El objetivo de este instrumento es evaluar el estrés que producen situaciones comunes. Se le pide al participante que lea cada enunciado y decida si le ha ocurrido dentro de las últimas 24 horas cada una de las situaciones en cuestión. Si le ha ocurrido, marca con una X qué tanto le molestó, mediante un número de una escala del 1 al 7.

– Escala de Conductas de Apoyo Social (The Social Support Behaviors Scale SS-B) (Vaux, Riedel & Stewart, 1987).

Se compone de 45 ítems repartidos en cinco modos de apoyo social: apoyo emocional, socialización, asistencia práctica, asistencia financiera y consejos/guía. Los ítems están orientados hacia la familia y los amigos de aquellos que la contestan y se centra en la disponibilidad de conductas de apoyo. En esta escala se obtuvo una confiabilidad de 0.8936 y fue traducida y adaptada por Nava, Vega y Toledo (trabajo inédito).

Para los tres instrumentos se obtuvieron tres rangos a partir de los cuartiles solicitados de los datos crudos. Esto permitió identificar a los individuos que presentaban diferentes niveles de estrés, depresión y apoyo social. El primer rango implica menor presencia de estrés, depresión o apoyo social; los individuos que por puntuación pertenecen a este rango forman parte del grupo de estrés bajo, situación similar a depresión y apoyo social. Se realizó la misma operación para los siguientes rangos de tal manera que para las tres variables de interés se formaron tres grupos (bajo, moderado, alto).

– Un cuestionario que incluía datos tales como: estado civil, escolaridad, ocupación, horario de trabajo, y aportación económica para la manutención de los hijos.

Escenario

Se evaluó a cada participante en su hogar o en su lugar de trabajo.

Procedimiento

Se aplicaron los instrumentos de manera individual. Se pidió a cada participante que leyera las instrucciones junto con la persona evaluadora y preguntara a ésta si existía alguna duda, de no ser así, se procedía a contestar los instrumentos.


Califique este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Para citar este artículo:

  • Soria, R., Cielo, L. N. & Vega, C. Z. (2010, 15 de marzo). Divorcio y salud en hombres. Análisis de género. Revista PsicologiaCientifica.com, 12(7). Disponible en: http://www.psicologiacientifica.com/divorcio-salud-en-hombres


5 Comentarios para “Divorcio y salud en hombres. Análisis de género

  1. Israel Romero

    El incremento en el número de divorcios en México va en aumento, es necesario circular esta información para que las personas que tengan este problema vean los riesgos a los que se pueden exponer por causa de este tipo de estrés.

  2. Jorge Rivas

    Un trabajo con datos bastante claros y relevante que a mi personalmente me sirven para trabajar terapia racional emotiva en hombres separados, enfocando estas creencias sobre la valoracion y el género mas remarcadas en la cultura latina.

  3. Anna Patricia

    Saludo Cordial. El articulo es suprema mente interesante ya que se estudia a la otra parte afectada al momento de romper legalmente una relación matrimonial, más aún teniendo en cuenta que por cultura (occidental) el varón es casi inafectable; mostrar al hombre como un ser “humano” con posibilidad de afectación, igualmente con el estudio se puede ir desmitificando la teoría que muestra al hombre como el verdugo y victimario; es interesante como a a partir de el estudio se aportan datos importantes que contribuyen al estudio de la salud mental. Muy interesante el articulo.

  4. Marcelo Serraiti

    Desde ya es innegable que el presente trabajo no solo se agota en una serie de índices estadísticos y criterios calificativos; pues demuestra con criterio científico una parte de la realidad social, que permite como bien menciona en su comentario Jorge Rivas el reparar en los resultados de lo expuesto por la autora en la individualidad de cada casos. Felicito a la misma y destaco las apreciaciones tan positivas realizadas por los distintos comentaristas.

  5. Dr. Víctor Acevedo Negrón

    Dra. Valero Reciba mis felicitaciones por tan interesante artículo. Leí con mucho interés su trabajo porque yo he centrado mi investigación en la salud y bienestar de la mujer con jefatura de familia que ocupando puestos de liderazgo en sus organizaciones. El enfoque de su estudio es muy pertinente y aporta al conocimiento sobre la salud emocional del hombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *