Clasificación de niños con y sin TDA-H y su correlación con el coeficiente intelectual
Neurociencias - Psicobiología


  • Elizabeth Zambrano Sánchez
    Ciudad de México - México

Resumen

  • El Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDA-H) es uno de los desórdenes más comunes que afecta a la niñez. Su prevalencia es de tal magnitud que se considera un problema de salud pública.

    En este trabajo se presentan los resultados de las evaluaciones neurológicas y psicológicas de niños, referidos de escuelas públicas de educación básica.

    Se efectuaron las historias clínicas de 131 sujetos: de 4 a 12 años de edad, con media de 7.6 ± 2.8; 102 (77.8%) niños y 29 (22.13%) niñas, en esa sesión se obtuvo la aceptación informada de los padres. Se aplicaron las pruebas de WPPSI, WISC-R; a los niños; los padres y maestros contestaron los cuestionarios del DSM IV-R.

    Las historias clínicas diagnosticaron a una parte de los niños dentro de parámetros neurológicos funcionales normales. Y otros que cumplieron con los lineamientos del CIE 10 con Trastorno de Atención (CTDA). Con DSM IV-R los padres clasificaron 49 (37.4%) niños STDA, y CTDA del subtipo combinado a 46 (35.1 %), con inatención a 23 (17.5 %) y con hiperactividad a 13 (9.9%), los maestros clasificaron 41 (31.2%) niños STDA, y CTDA del subtipo combinado a 40, (30.5 %), con inatención a 28 (21.7 %) y con hiperactividad a 22 (16.7%).

    Los niños clasificados STDA con el DSMIV de padres y maestros obtuvieron un CI Total de 104, Verbal de 101 y Ejecutivo de 105. Los niños con TDA Combinado tienen un CI Total de 99, un CI Verbal de 95 y un CI Ejecutivo de 98; la prueba de Wilcoxon para muestras relacionadas indico Z -2.217 p=0.027 para la comparación de CI verbal y no significativo para las otras mediciones.

    Los niños con TDA Inatención tienen un CI Total de 101, un CI Verbal 100 y un CI Ejecutivo de 101 y los niños con TDA Hiperactividad-Impulsividad tienen un CI Total de 101, un CI Verbal de 99 y un CI Ejecutivo de 98.

    La identificación de los niños con TDA mediante la escala del DSM-IV-R para padres y para maestros, mostró una correlación positiva (rho 0.58, p=0.01).



El Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad -TDA-H- es uno de los problemas más comunes en la población infantil, generalmente es detectado después de los 4 años de edad. Su prevalencia se estima del 1% al 18% de niños (Fernández-Jaén, 2007; García y García, 2005). Se describe con una frecuencia mayor de 3 a 4 en varones. Esta diferencia puede estar condicionada por la organización social, el tipo de estudio y las características sintomáticas de las niñas, cuya hiperactividad e impulsividad es habitualmente menor en nuestra sociedad

La prevalencia del TDA a nivel internacional se describe del 9,6% en Alemania; del 3.7% en Suecia; del 6% en España del 17% en Colombia y del 9% en Hong Kong. Otros estudios describen prevalencia del 1.7% en Inglaterra y del 16.1% en Estados Unidos. Algunas diferencias de prevalencia se pueden explicar por el uso de diversos criterios como los expresados en CIE-10 en Europa y de los mencionados en DSM-IV en países iberoamericanos y EEUU, otras por los tipos de evaluaciones clínicas, psicológicas, neuropsicológicas y electrofisiológicas que se utilizan y de sus interpretaciones (Rutter y Graham, 1966).

Particularmente en México, la prevalencia del TDA-H en los niños que atiende el hospital Psiquiátrico Infantil “Dr. Juan N. Navarro” de la Ciudad de México es del 28.6% (Higuera, Pella 2004). De acuerdo con la información de la Secretaría de Salud, el TDA, ocupa los primeros lugares de demanda en clínicas psiquiátricas, se estima que se tiene alrededor de un millón y medio de niños y de 3 millones de adultos con este problema (Boletín de Información Periodística en Salud, 2006). A pesar de esto, en el país no existen cifras confiables, ni métodos diagnósticos precisos y menos de rehabilitación integral que disminuya la demanda de atención por ese trastorno, así como sus comorbilidades en adultos con todos los costos sociales y económicos que esto significa.

Por lo tanto, para establecer criterios diagnósticos de mayor precisión y confiabilidad con posibilidades de generalizar su aplicación en las instituciones de salud y de docencia de la República Mexicana analizaremos los procesos de aplicación y de los resultados obtenidos en niños que acuden al Instituto Nacional de Rehabilitación (INR) en forma voluntaria, con base en una invitación abierta presentada en escuelas públicas y aquellos que buscan diagnóstico y tratamiento de trastornos de atención, conducta y aprendizaje.

Objetivo

Identificar a la población con y sin TDA-H mediante la utilización de los cuestionarios DSM IV-R para padres y maestros y correlacionarlo con su coeficiente intelectual.

Material y método

Se evaluaron 131 niños de 4 a 12 años de edad cronológica con problemas de conducta, sin alteraciones clínicas neurológicas, que acuden por diversas causas al INR, iniciándola con el estudio neurológico, en el que además se informó a los padres o tutores legales el alcance de la investigación y sus propósitos y posibles beneficios para sus niños, lo que estuvieron de acuerdo procedieron a firmar el formato de autorización informada del INR.

Se aplicaron a 131 padres de familia los cuestionarios del DSM IV-R en el INR para lo cual se les leyeron las aseveraciones, en caso necesario, se les explico el significado de las preguntas, haciendo hincapié en que dichas conductas deben haberse presentado por lo menos durante los últimos seis meses y se les entregaron los cuestionarios para que se los llevaran y trajeran debidamente contestados por los maestros que estuvieran a cargo por lo menos con 6 meses de anticipación del niño.

Para evaluar el coeficiente intelectual se aplicaron las pruebas de Wechsler (WPPSI y WISC-R) de acuerdo a la edad de los sujetos.

Resultados

Se estudiaron 131 sujetos de edades entre 4 y 12 años con una media de 7.6 ± 2.8. (Figura 1).

TDA-H

 Figura  1. Distribución de la población de acuerdo a su edad

De los que el 78% fueron del sexo masculino y 22% femeninos (Figura 2).

Figura  2.  Porcentaje de sujetos de acuerdo al género

Los resultados de los cuestionarios del DSM IV-R mostraron diferencias en la valoración hecha por los padres y los maestros, siendo menor la prevalencia por la evaluación de los padres en los niños con TDA (Tabla 1).

Tabla 1
Porcentaje de niños CTDA y STDA de acuerdo al DSM IV-R en opinión de padres y maestros

Respecto al sexo, se observa que los maestros registraron a un mayor número de sujetos del sexo masculino con TDA-H (Tabla 2).

Tabla  2
Porcentaje de niños y niñas CTDA-H y STDA de acuerdo al DSM IV-R en opinión de padres y maestros

De acuerdo a la opinión de padres con el DSM IV-R , el mayor porcentaje en los niños CTDA corresponde al rubro CI Normal y para los niños STDA al rubro CI Arriba de lo normal, en opinión del maestro el mayor porcentaje de los niños CTDA tienen un CI Abajo del Normal y los niños STDA un CI Normal (Tabla  3).

-

Recommend to a friend

Califique este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...

Para citar este artículo:

  • Zambrano, E. (2009, 04 de noviembre). Clasificación de niños con y sin TDA-H y su correlación con el coeficiente intelectual. Revista PsicologiaCientifica.com, 11(15). Disponible en: http://www.psicologiacientifica.com/clasificacion-ninos-con-y-sin-tda-h-correlacion-coeficiente-intelectual


6 Comentarios para “Clasificación de niños con y sin TDA-H y su correlación con el coeficiente intelectual

  1. Cesar zambrano

    Como el mismo estudio lo menciona, es necesario tener más confiabilidad de los datos del estudio y recurrir a organizaciones de ayuda internacional como “Los Rotarios” para solicitar fondos para crear programas de rehabilitación. A pesar de esto, en el país no existen cifras confiables, ni métodos diagnósticos precisos y menos de rehabilitación integral que disminuya la demanda de atención por ese trastorno, así como sus comorbilidades en adultos con todos los costos sociales y económicos que esto significa.

  2. ANA BERTHA ZAMBRANO

    Me parece extraordinario este tipo de información, por lo cual te felicito y deseo sigas publicando más y más reportajes de este tipo. Saludos.

  3. Doris

    Felicito a la autora de este trabajo, todos los psicólogos deberíamos estar haciendo este tipo de investigaciones. Me gustaría saber si existe alguna correlación entre rendimiento académico y TDAH o algún estudio realizado sobre el tema. Gracias

  4. soraya angeles

    Es interesante para aplicarlo en mi país , ya que la casuística en mi centro de trabajo es propicia para realizarlo. Gracias por su aporte

  5. Victor Mario Garcia

    Muy buen trabajo…La investigación está muy bien hecha y los parámetros son reales…Tengo curiosidad sobre los cuestionarios basados en el DSM IV TR y estaría muy agradecido si lo comparten por medio de mi correo…Aquí en Guatemala hacen falta investigaciones de éste tipo…

  6. martin rodriguez

    Muchas felicidades por su articulo. Gracias a esto, hemos encontrado respuestas favorables sin necesidad de la masiva medicación a la que incitan escuelas y psicologos, para niños que más que TDAH, tienen un IQ que el común de la gente no alcanzamos a entender y los etiquetan con TDAH para dormirlos (evitarse el análisis y tratamiento profundo). Muchas gracias Doctora, por ayudarnos en este camino con nuestro hijo, que desde que lo ha tratado, hemos encontrado los caminos para que desarrolle todo su potencial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>