Calidad de vida y ansiedad manifiesta en una muestra de escolares con y sin trastornos de la atención
Psicología Clínica y Psicoterapia


  • Elizabeth Zambrano-Sánchez
    Psicóloga Clínica
    Institutto Nacional de Rehabilitación
    México D.F., México

    José A. Martínez-Cortés
    Yolanda del Rió Carlos
    Minerva Dehesa Moreno
    Francisco Vázquez Urbano
    Mayra Zambrano Sánchez

    México D.F., México

Resumen

  • Se analizó la calidad de vida y la ansiedad manifiesta en niños diagnosticados con y sin Trastornos de la Atención. La muestra estuvo representada por 302 niños de entre 7-12 años, provenientes de escuelas oficiales primarias. Mediante evaluación neurológica y paidopsiquiatrica, aplicación de la prueba de inteligencia Wechsler (WISC-R), cuestionario para maestros Criterios Diagnósticos de TDAH del DSM-IV-R para padres y maestros y el cuestionario de Calidad de vida para niños con Imágenes (AUQUEI), para facilitar la identificación y medición de los componentes de la calidad de vida que se relacionan con la conducta del niño en la escuela, en el hogar y la Escala de Ansiedad manifiesta en niños Revisada (CMAS-R). Los resultados muestran que los niños con TDA-H presentan deficiencias en los factores de relaciones, vida familiar y otros.

    Palabras clave: Calidad de vida, Trastorno por déficit de atención, escolares.



El Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), es un trastorno propiamente de la infancia, cuyos síntomas fundamentales son la inatención, la hiperactividad e impulsividad (Poblano y Cols., 1994; De la Rosa, 1999; Fernández y López, 2004; Fernández, 2007).

Son pocos los estudios sobre validez, pronóstico y otras medidas de TDAH en la población preescolar, pero la importancia de una detección temprana es trascendental para evitar las consecuencias negativas y comorbilidad de este trastorno (Fletcher T, y Klinger, 1995; Sauceda y cols., 2007).

Generalmente los niños diagnosticados con TDAH presentan comorbilidad con Trastorno oposicionista desafiante, trastorno disocial, trastorno de conducta, etc. específicamente el trastorno de conducta (TC) consiste en un patrón persistente de violación de las reglas sociales y los derechos de los otros, contando con cuatro categorías de síntomas: agresión a las  personas y a los animales, destrucción de la propiedad privada, así como mentira, robo y violaciones graves a las reglas. Los rasgos distintivos del TDAH, hacen que estos niños puedan violar las reglas de la casa y de la escuela, pero no son disruptivos, mientras que en el TC sí se da esta condición, además, en el TDAH, la hiperactividad va unida a un bajo desarrollo de las habilidades atencionales, en el TC esto no ocurre (Michanie, 2000; Farré y Narbona, 2001; Wilens, Biederman, Brown, y cols., 2002).

Por lo que es muy importante diagnosticar en forma temprana el TDAH en escolares y su comorbilidad, para evitar complicaciones en el niño, así como sentimientos negativos hacia éste por parte de los padres y profesores (Wilens, Biederman, Brown, y cols., 2002).

El  conocimiento de la calidad de vida y su medición es una prioridad para los profesionistas  que atienden a pacientes con TDAH, con la finalidad de mejor su calidad de vida. Existen muchos estudios que hacen referencia al comportamiento social y emocional, y el funcionamiento académico de los niños y los adolescentes con TDAH; sin embargo, hay muy pocos trabajos en el tema de cómo los individuos con TDAH auto evalúan el nivel de calidad de vida.

Para conocer en forma detallada, cómo el TDAH afecta el desarrollo integral de los niños y adolescentes, es necesario saber cómo es la experiencia en las vidas de los individuos que tienen el trastorno.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), la calidad de vida es: “la percepción que un individuo tiene de su lugar en la existencia, en el contexto de la cultura y del sistema de valores en los que vive y en relación con sus objetivos, sus expectativas, sus normas, sus inquietudes. Se trata de un concepto muy amplio que está influido de modo complejo por la salud física del sujeto, su estado psicológico, su nivel de independencia, sus relaciones sociales, así como su relación con los elementos esenciales de su entorno”.

No existen instrumentos específicos diseñados para medir calidad de vida en los niños con TDA-H. En este trabajo utilizamos el cuestionario de Calidad de vida para niños con Imágenes (AUQUEI), ya que nos  puede facilitar la identificación y la medición de los componentes de la calidad de vida que se relacionan con la conducta del niño en la escuela y en el hogar.

La identificación de la calidad de vida es fundamental para proporcionar consejería a nivel familiar de manera adecuada y oportuna, así como para proponer la integración de los pacientes a los programas grupales de intervención, dirigidos a fomentar estilos de vida “favorables”.

Material y Método

Sujetos

Se evaluaron 302 niños de 7 a 12 años de edad cronológica, (enviados de escuelas con sospecha de TDAH), mediante evaluación  neurológica,  paidopsiquiatrica, psicológica y neupsicológica, con la finalidad de excluir de la muestra  a todos los pacientes con deficiencia mental, epilepsia o algún otro daño o alteración neurológica o psiquiátrica importante como el autismo, o que hubieran sido sometidos a algún tipo de pruebas psicológicas, neuro-psicológicas o tratamiento para TDAH en los últimos seis meses: además se informó a los padres o tutores legales el alcance de la investigación y sus propósitos y posibles beneficios para sus niños, los que estuvieron de acuerdo procedieron a firmar el formato correspondiente del INR.

Los criterios del exclusión fueron: Retardo mental, epilepsia, hipoacusia,  desordenes neurológicos que alteren el desarrollo neurológico o psiquiátrico, enfermedades  crónicas que provoquen  ausentismo escolar o que hubieran sido examinados con las pruebas de Whesler en los últimos seis meses. El grupo control se conformó con niños asintomáticos de la misma edad y de las mismas escuelas que no cumplieron con los criterios del DSM-IV-R para TDAH.

A los padres y maestros de los niños se les proporcionaron los cuestionarios “Criterios diagnósticos de TDA e hiperactividad (TDA-H)” del Manual de Criterios Diagnósticos y Estadísticos para los Trastornos Mentales (DSM-IV-R). Se les explicó el significado de los reactivos, haciendo hincapié en que dichas conductas a evaluar deben haberlas observado por lo menos durante los últimos seis meses.

Para identificar a los niños con TDA, se llevó a cabo una valoración multidisciplinaria en la cual se incluyeron los servicios de neurología, psicología, paidopsiquiatria, neuropsicología y neurofisiología, así como la opinión de los padres y de los maestros a través de los cuestionario DSM-IV-R, respectivamente. El diagnóstico se realizó ante la coincidencia de todas las evaluaciones en al menos 2 ambientes diferentes. Los niños se clasificaron de acuerdo a cada uno de los 3 subtipos de TDA reconocidos por el DSM-IV-R. TDA combinado (-C), con predominio de la inatención (-I) y con predominio de hiperactividad-impulsividad (-H).

Método

Para evaluar la calidad de vida de los sujetos, se aplicó el cuestionario de Calidad de vida para niños con Imágenes (AUQUEI), en dos ocasiones, con un intervalo de seis meses. El AUQUEI, es un cuestionario especifico para población infantil que proporciona un perfil de satisfacción desde el punto de vista del niño, adaptado y validado en castellano (García Fernández y Col, 2000). Es un cuestionario dirigido a los niños de 6 a 12 años. Está formado por 26 preguntas que exploran las dimensiones familiares, sociales, actividades, salud, funciones corporales y separación. Las puntuaciones 0, 1, 2 y 3 corresponden respectivamente a muy infeliz, infeliz, feliz y muy feliz, lo que posibilita la obtención de una puntuación única como resultado de la suma de las puntuaciones atribuidas a los ítems.

Los ítems del cuestionario se agrupan en 4 factores: F1: Vida familiar y relacional, este rubro se refiere al estado anímico del niño al finalizar el día y como se siente antes de ir a acostarse, la relación con sus padres, cuando piensa en ellos y el  sentimiento que esto le genera;  así mismo,  la imagen que tiene del niño cuando sus padres hablan de él.   F2: Ocio,   se refiere al área lúdica, principalmente la relación que establece con sus hermanos a través del juego; así como con sus  compañeros en la escuela a la hora del recreo; el festejo por parte de sus familia el día su cumpleaños y su sentimiento ante este evento; las actividades que realiza en casa durante las vacaciones, las relación que establece con sus abuelos; y las actividades recreativas que realiza en su tiempo libre, como ver T.V.., etc.  F3: Separación,  se refiere al sentimiento que expresa el niño cuando está lejos de su familia, cuando juega solo, cuando duerme fuera de casa. F:4 Rendimientos,  explora el estado físico y mental del niño en cuanto a su rendimiento en clase, al hacer su tarea, en las actividades que le pide su maestra que realice en la escuela,  y cómo se siente cuando recoge las calificaciones en la escuela.

El cuestionario tiene  cuatro caras, las cuales son utilizadas para facilitar la comprensión de los niños acerca de los distintos estados emocionales.

Se evalúo la ansiedad manifiesta en los niños  a través del cuestionario CMAS-R subtitulada “Lo que pienso y siento” es un instrumento que consta de 37 reactivos, diseñado para valorar el nivel y la naturaleza de la ansiedad en los niños y adolescentes de 6 a 19 años de edad. La CMAS-R consta de cinco puntuaciones. La puntuación de Ansiedad total se basa en 28 reactivos de ansiedad. Estos 28 reactivos también están divididos en tres subescalas de ansiedad: Ansiedad fisiológica, Inquietud/Hipersensibilidad y Preocupaciones sociales/concentración. Los nueve reactivos restantes del CMAS-R son parte de la subescala de Mentira. La puntuación natural en cada subescala es el número de reactivos marcados “Sí” para esa subescala. La subescala de Ansiedad fisiológica se compone de 10 reactivos. Esta escala está asociada con manifestaciones fisiológicas de ansiedad como dificultades del sueño, náusea y fatiga. La subescala de Inquietud/hipersensibilidad, compuesta de 11 reactivos, está asociada con una preocupación obsesiva acerca de una variedad de cosas, la mayoría de las cuales son relativamente vagas y están  mal definidas en la mente del niño, junto con miedos de ser lastimado o aislado de forma emocional. La subescala de Preocupaciones Sociales/Concentración consta de siete reactivos, esta es comparable con la subescala de Ansiedad fisiológica en su confiabilidad y es particularmente útil para discriminar a los niños que tienen problemas escolares.  Se concentra en pensamientos distractores y ciertos miedos, muchos de naturaleza social o interpersonal, que conducen a dificultades con la concentración y la atención. También se encuentra una subescala de Mentira diseñada para detectar conformidad, conveniencia social, o la falsificación deliberada de respuestas, se compone de nueve reactivos. Una puntuación elevada requiere que el clínico determine si el niño daba respuestas válidas para la Escala de Ansiedad o sólo marca “Sí” a cualquier reactivo, o bien trata de complacer al examinador.


Califique este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (7 votos, promedio: 4,43 de 5)
Cargando…

Para citar este artículo:

  • Zambrano, E., Martínez, J. A., del Rió, Y., Dehesa, M., Vázquez, F. & Zambrano, M. (2013, 13 de mayo). Calidad de vida y ansiedad manifiesta en una muestra de escolares con y sin trastornos de la atención. Revista PsicologiaCientifica.com, 15(6). Disponible en: http://www.psicologiacientifica.com/calidad-vida-ansiedad-manifiesta-escolares


2 Comentarios para “Calidad de vida y ansiedad manifiesta en una muestra de escolares con y sin trastornos de la atención

  1. Alejandra

    Buen día.

    Me pareció muy interesante tu investigación. Estoy interesada en usar el instrumento AUQUEI. Mi pregunta es ¿Donde lo adquiriste y que editorial es?

  2. raul baldera rivadeneira

    La información es bastante buena, espero que la difundas un poco más. Ordénala y anúnciala en términos de resultados. Espero que sirva a muchos maestros y tutores pedagogos, porque el problema de atención que tiene los educandos en las escuelas es enorme y hasta incontrolable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *